El poder norteamericano

La insignia de la VI Flota norteamericana que patrulla las aguas del Mediterráneo. ¿Cómo administrará Trump su poder?

La insignia de la VI Flota norteamericana que patrulla las aguas del Mediterráneo. ¿Cómo administrará Trump su poder?

Probablemente ya se sabe quién ocupará la Casa Blanca en enero cuando este diario salga a la calle. Se acabó la campaña más mediocre y rastrera de cuantas se han celebrado en los últimos setenta años. Los ataques personales de Donald Trump han sido despiadados y abusivos; las mentiras, categóricas; el desprecio a los adversarios, constantes. Las campañas electorales no son debates entre amigos, sino luchas sin escrúpulos para alcanzar el poder.

Theodore Roosevelt, republicano y el más joven presidente con 42 años tras el asesinato de William McKinley en 1901, dejó dicho que el exterminio de los indios americanos era un sacrificio a la causa de la civilización. En el fondo, dijo, “la justicia está del lado del colono y del pionero: era absurdo que este gran continente siguiera siendo el coto de caza de cuatro salvajes miserables”. A pesar de ello, fue el primer norteamericano en ganar un premio Nobel, el de la Paz, por haber mediado en el fin de la guerra entre Rusia y Japón.

Se ha dicho que el sistema norteamericano, inspirado en los Papeles Federalistas y en la visión de los primeros presidentes, es un conjunto de reglas y principios diseñados por genios para que pueda ser gestionado por idiotas.

Los presidentes Madison y Jefferson fueron pioneros en establecer las reglas de pesos y contrapesos, los conocidos checks and balances, los equilibrios institucionales, que garantizan la separación de poderes. Madison fue considerado un extremista al enunciar los principios de poner límites a las facultades del gobierno y Jefferson fue igualmente criticado al afirmar que el gobierno no otorga los derechos a los ciudadanos, sino que asegura los derechos naturales que son previos a todo gobierno.

Ha habido muchos presidentes que no han estado a la altura del momento. Cuatro de ellos fueron asesinados mientras ejercían el cargo. El primero fue Abraham Lincoln en 1865 y el último, John F. Kennedy en 1963.

El hecho es que desde que el presidente Woodrow Wilson intervino en la Gran Guerra de 1914, el poder norteamericano, tanto el blando como el duro, el cultural, militar, económico y tecnológico, ha ganado la batalla del siglo XX y sigue manteniendo la hegemonía mundial en nuestros días.

El principio de la razón de Estado, inventado por Richelieu en la Francia del siglo XVII, era indiferente a la moral y a los intereses ajenos. Esta idea fue una de las principales causas de muchas guerras entre estados e imperios europeos. Woodrow Wilson cambió la política del equilibrio de poderes y propuso la seguridad colectiva, que ha sido el guion de los ideales de la política exterior norteamericana confirmados con contundencia por Franklin D. Roosevelt y ­Harry Truman en 1945. La política internacional inspirada por el principio de segu­ridad colectiva es una invención norteamericana que ha funcionado bajo su tutela ­desde entonces. También es una inspiración de Woodrow Wilson el principio de autodeterminación de los pueblos, que se concretó en la creación de los nuevos estados europeos tras la caída de los imperios perdedores, sellada en la conferencia de París de 1919.

Gran Bretaña dejó de ser un imperio a pesar de haber contribuido más que nadie a ganar la guerra a Hitler. Estados Unidos se convirtió en la nueva potencia que protegería y auspiciaría las democracias liberales durante la guerra fría contra la URSS.

Por razón de la potencia de Washington es tan importante la elección del presidente de Estados Unidos. Cuando se estudia la figura de Ronald Reagan es recurrente pensar cómo se le pudo ocurrir a alguien que fuera presidente ocho años y anteriormente ocho años gobernador de California. Al fin y al cabo, no era más que un actor mediocre. Pero fue el presidente que doblegó a la Unión Soviética y puso en marcha la revolución conservadora cuyas ideas, como que “el gobierno no es la solución sino el problema”, no se han neutralizado todavía. Los principios del liberalismo radical de Thatcher y Reagan se han extendido por el mundo hasta el punto de que la izquierda europea ha copiado algunos de sus elementos principales, como demostró el laborista Tony Blair en las tres victorias consecutivas en Gran Bretaña. Los sucesivos avances conservadores en el mundo democrático occidental se deben también a que la izquierda no ha encontrado una alternativa capaz de convencer a quienes fueron hasta hace una generación sus más fieles votantes. Los movimientos populistas y radicales nacen de la imposibilidad de la izquierda a hacer frente al conservadurismo que nació en los años ochenta.

Hay quien dice que el declive norteame­ricano ha empezado suavemente ante el auge de China, India y la siempre ambiciosa y poderosa Rusia. De momento, los norteamericanos mantienen intacta su hegemonía en prácticamente todos los campos. A pesar de las divisiones evidenciadas en la presente campaña y a pesar del mensaje populista de Trump que está aquí para quedarse.

Publicado en La Vanguardia el 9 de noviembre de 2016

17 comentarios

  17 comments for “El poder norteamericano

  1. Albert
    09/11/2016 at 18:21

    Sr. Foix: No se porque, me viene a la memoria lo que me contó mi padre, que cuando estaba en el frente de Teruel, durante la guerra in-civil española, los soldados aragoneses decían : » ¡ Si cagáis moriréis y si no lo icieréis pereceréis !

    Unos como Trump,nos inspiran gran miedo y temor…y por otra parte tenemosa los del… » ¡ Peix al cove ! » que con buenas palabras nos dan consejos de ética y moral, pero por detrás nos causan un mal, inapercibido, pero que nos causa también sangre, sudor y lágrimas y que tardaremos años en pagar, además de que nos han hipotecado nuestro presente y el futuro de nuestros hijos y nietos.

    ¡ No se quien es ó se comporta peor !

    Si…Trump, que nos dice a la cara lo que hará ó el » Peix al Cove » con sus lecciones de ética y moral.

  2. david g
    09/11/2016 at 17:10

    creo que parte del auge de la extrema derecha en el mundo es responsabilidad de algunos errores de la izquierda por no haber sabido construir un discurso que dé respuestas a las necesidades y miedos reales de los ciudadanos.

    un ejemplo muy claro: las okupaciones.

    a día de hoy, los propietarios de una segunda residencia han de sufrir por la posible okupación de sus viviendas durante su ausencia. incluso se han dado casos de que una primera residencia ha sido okupada mientras sus propietarios estaban de vacaciones. se sabe que existen mafias profesionalizadas para okupar pisos con el objetivo de alquilarlos o para chantajear a los propietarios con un rescate por el mismo. la ley protege al delincuente en lugar de al ciudadano que paga sus impuestos. la izquierda, sobretodo en barcelona, tiene un discurso blando a este respecto. no entiendo como un okupa no puede ser desalojado de tu casa al día siguiente por las fuerzas de seguridad, así de simple.

    la gente paga sus impuestos pero ve como los delincuentes se aprovechan del discurso buenista del sistema. al final, la situación se vuelve insostenible y es entonces cuando nos sorprendemos de que el trump o el le pen de turno alcancen el poder.

    cuando el ciudadano reiteradamente no se siente protegido por el sistema se apunta a los populismos. la izquierda sigue en su batalla ideológica (que si franco, que si el grupo prisa, que si la memoria histórica, etc) en lugar de dar soluciones reales a los miedos de la gente en una época de crisis económica brutal.

    el paradigma de esta izquierda ensimismada es españa: el psoe, perdido en luchas internas; podemos, intentado aniquilar al psoe; colau, dando cobertura a manteros y okupas; la cup, intentando destruir directamente el sistema… ¡el panorama es desolador!

    la socialdemocracia está perdida y las alternativas de extrema izquierda son la mejor gasolina para los populismos de extrema derecha. ¡así va el mundo!

  3. 09/11/2016 at 12:54

    Sr.Foix: Ha ganado Trump y lo primero que he pensado es quién hace los sondeos y las encuestas ultimamente, si son por encargo y previo pago, entonces que se lo hagan mirar…el estilo políticamente incorrecto se impone, los votantes piensan que mejor votar a alguien que les diga lo que piensa, aunque sean barbaridades y no alguien que les diga lo que quieren oir y después haga lo que pensaba y no les decía…

    • Bet
      09/11/2016 at 16:10

      Cierto, el estilo politicamente incorrecto se impone.

  4. Ramon
    09/11/2016 at 12:46

    en julio…El efecto Jesse Ventura. Por último, no descontemos la capacidad del electorado para hacer el mal o para subestimar cuántos millones de ciudadanos se conciben a sí mismos como anarquistas encubiertos una vez que echen la cortina y se dispongan a ejercer su derecho al voto. Es uno de los pocos sitios que quedan en esta sociedad en el que no hay ni cámaras de seguridad, ni dispositivos de escucha, ni parejas, ni hijos, ni jefes, ni policías, ni siquiera límite de tiempo. Puedes pasarte ahí dentro el tiempo que te apetezca y nadie puede obligarte a hacer nada. Puedes votar al partido que quieras o a Mickey Mouse y al Pato Donald. No hay reglas. Y precisamente por eso y por la ira que tienen algunos contra un sistema político inservible, millones de estadounidenses van a votar a Trump, y no porque estén de acuerdo con él ni porque les gusten la intolerancia y el ego que le caracterizan, sino porque pueden, simplemente. Para ver el mundo arder y hacer enfadar a papá y a mamá. E igual que cuando estás al borde de las cataratas del Niágara te preguntas por un instante cómo sería tirarse por ahí, habrá muchos a los que les encante sentir que son los que mueven los hilos y que pueden votar a Trump solo para ver qué pasa. Recordemos cuando, en los noventa, los ciudadanos de Minnesota eligieron como gobernador a un ex luchador profesional. No lo hicieron porque fueran estúpidos o porque pensaran que Jesse Ventura era un político célebre o intelectual. Lo hicieron porque podían. Minnesota es uno de los estados más inteligentes del país. Y también está lleno de ciudadanos con gusto por el humor negro, así que para ellos votar a Jesse Ventura fue como hacer un chiste práctico en un sistema político enfermo. Y es lo que va a volver a pasar con Trump.
    http://www.huffingtonpost.es/michael-moore/trump-va-a-ganar_b_11212536.html

  5. Jose A Garcia
    09/11/2016 at 12:10

    Cómo todas las ideas humanas la democracia y el sistema económico actual han alcanzado su nivel de incompetencia. Nuestra especie es incapaz de desarrollar alternativas más adecuadas al cambio tecnológico. La mayoría es gobernada por élites ahora una, mañana otras.

    Creemos en ideas subjetivas como naciones, leyes económicas, realidades virtuales. .. Somos un animal curioso y enigmático, muy peligroso .

    • 09/11/2016 at 13:09

      Las élites José A. están al servicio de grandes intereses y esos grandes intereses saben, que hay que buscar nuevas caras y nuevas fórnulas que conecten con el electorado…pero para seguir estando a su servicio…

  6. Ramon
    09/11/2016 at 11:47

    No va a ocurrir…!!..pues ha pasado como el Brexit.!!!
    http://www.lavanguardia.com/…/donald-trump-presidente-estad…
    Yo también pensaba que no ganaría, a pesar de que la historia económica nos dice que después de una gran crisis ganan los populismos de derechas o de izquierdas.. La moderación del centro tan necesaria, queda tocada.. También nos indica la historia, que gana el proteccionismo frente al libre comercio. La moderación del centro tan necesaria, queda tocada….

    • 09/11/2016 at 13:05

      Lo peor que nos puede pasar Ramón, es pensar que todo esto es casualidad…son demasiadas casualidades…

      • Àfrica
        09/11/2016 at 14:52

        La alternativa,Bartolomé, tampoco era nada halagüeña….en fin, que Dios nos coja confesados.

      • Ramon
        09/11/2016 at 18:44

        Sam Costanzo

        The mainstream media deserves a lot of blame for the mess we are in, first for giving Trump exaggerated coverage during the primary season in the interest of pumping up their ratings, and second for the almost complete avoidance of serious policy issues. In the interest of being «fair and balanced», the media was unable to report on Donald Trump objectively without in the next breath giving equal time to unsubstantiated references to Hillary Clinton’s alleged lack of trust, lying, gossipy wikileaks pertaining entirely to communications among members of her staff, and simplistic exaggerated references to the phony hyped-up FBI «investigation» of her email server that should have been a non-issue.
        The core reason for the upset, however, is that both political parties allowed income inequality to spiral upward unchecked, and the complaints of those most affected to go unheeded, until it strained the social fabric to the breaking point, dissolving the body politic into a group of warring tribes

        Un resumen de Jose Carlos A:

        Gana Trump, un enigma lo que hará. De hacer lo que predica pondría patas arriba la sociedad internacional violentando su regulación en las ultimas décadas. La verdad no me creo nada de este personaje dado a la astracanada. Ahí va un breve perfil:

        Wasp. Está muy lejos del urbanita ilustrado, tira a lo rural, a lo soez, a lo vulgar… Al tiempo es un triunfante empresario en la América urbana de papel couché. Conservador aunque según y cómo; más que conservador es un provocador soez consciente de que la corrección políticas levanta dudas y ampollas, con lo que provocando se dedica a ganar votos. Antiglobalización de derechas, hostil a la libre circulación de mercancías, capitales y personas. Esta hostilidad se traduciría en políticas restrictivas y de control en tema migratorio y en políticas proteccionistas como la imposición de aranceles aduaneros a productos extranjeros y mano dura contra las deslocalización de empresas.

        De neo liberal tiene poco; entiende la gestión del capitalismo referida a los intereses de su propio estado nación y de las empresas y el capital americano(parece casi un nacional-liberal del siglo XIX). No comparte las utopías neoliberales de librecambio vigentes que han pretendido instaurar un mercado integrado a nivel mundial con plena circulación de personas, mercancías y capital.

        En Economía apuesta simultáneamente por la mayor bajada fiscal de la historia, especialmente a las empresas, y con un fuerte incremento del gasto público en gastos militares y en infraestructuras (bajada de impuestos e incremento simultaneo del gasto; una cosa y la contraria)
        Desmantelará el obamacare, una especie de seguridad social light y, a cambio, arbitrará programas específicos para sectores especialmente expuestos o excluidos
        En política exterior conecta con la tradición aislacionista americana. Propugna asegurar la hegemonía americana, con firmeza renovada, para asegurar los intereses USA pero no considera que USA deba estar presente en todos los conflictos ejerciendo de gendarme y con bases por todas partes, bases que hay que pagar… “¡Si queréis nuestras bases para defenderos nos las tendréis que pagar!, nos dice a los europeos… La hegemonía que pretende, mas que querer imponer un “orden imperial americano”, es de intervención limitada y atendiendo a intereses específicos. Lo dicho le acerca a cierta entente con Rusia y al manejo de equilibrios… Como Putin clama venganza contra el yihadismo y sus inspiradores wahabistas (por muy aliados de USA que hayan sido)

      • Ramon
        09/11/2016 at 18:46

        Con el apoyo del mundo rural, los estados mas tradicionales, los desilusionados y sin el apoyo de la clase financiera o el gran poder, estando a favor Ley Glass-Steagall, a favor del proteccionismo, en contra del TTP….cuando paradójicamente EEUU había mejorado mucho su paro, y su economía—-pero al final será mucho mas moderado que todas las fantasmadas que ha dicho, en fin un Brexit II..

  7. francis black
    09/11/2016 at 11:25

    El liberalismo ha conseguido que las personas se crean que lo que le hacen repetir son ideas propias y sus decisiones libertad individual. Al comunismo se le veía más el plumero.

    Luego en las elecciones tienen a Jesús Gil o Esperanza Aguirre. Y votan con total libertad , claro.

    • 09/11/2016 at 13:01

      Cuando cayó el comunismo vimos nacer Francis millonarios rusos cada día, dirigentes comunistas todos ellos, que dejaban sus ideales aparcados definitivamente…el liberalismo ha decidido que sus millonarios tomen el poder, ya no quieren marionetas políticas…

  8. Rosamaria
    09/11/2016 at 11:23

    Putin + Trump = coctel terrorífic.

    Brexit = britànics xenòfogs victimes de la demagògia populista…
    Trump= americans xenòfogs i racistes victimes de la demagògia populista….

    podriem seguir Hongria, Polonia…i espereu ara França ???…Marine Le Pen….!!!

    el que està passant és molt gros…i les consequències poden ser devastadores.

    El mal ja està fet…..

    De tota manera, no seré jo qui desqüalifici la meitat dels britàncis, ni la meitat dels americans. Si fem un exercici d’empatia podriem arribar a la conclusió que a casa nostra també hi ha un 50 % de «fanàtics» arrossegats per la demagògia que volen marxar d’Espanya…i no és així, oi ??..

    • 09/11/2016 at 13:11

      No te olvides de Colombia Rosamaria…votaron NO…y las encuestas daban SI mayoritario…

    • david g
      09/11/2016 at 14:40

      en mi opinión el catexit tiene muchos puntos en común con el brexit y con los populismos que están alterando el mapa político en las democracias occidentales castigadas por la crisis.

Comments are closed.