Un joven con prisas

Pablo Iglesias actua con mucho poder pero sin ninguna responsabilidad

Lo más interesante de la política en tiempos convulsos es lo que se esconde detrás de los gestos aparatosos que cautivan la atención de las multitudes. La frenética actividad de Pablo Iglesias visitando a Oriol Junqueras en la cárcel de Lledoners, su conversación de 45 minutos con Carles Puigdemont y sus contactos con Iñigo Urkullu no cabe situarlos solamente en la necesidad de los votos independentistas o nacionalistas para aprobar los presupuestos.

El líder de Podemos y sus confluencias no actúa en solitario aunque el Gobierno de Pedro Sánchez reclame que las líneas maestras de la política están bajo el control del Ejecutivo. Una cosa es hacerse fotos y otra es gobernar, afirman desde la Moncloa. Evidentemente, no puede tomar decisiones quien no está en el Gobierno. Pero esta ronda casi atolondrada de Iglesias responde a algo más de fondo que la aprobación de las cuentas del Estado.

Decía Zygmunt Bauman en El tiempo apremia que la modernidad nació bajo el signo de una confianza inédita: podemos conseguirlo y, por lo tanto, lo conseguiremos. Es decir, añadía, podemos refundar la condición humana y convertirla en algo mejor de lo que ha sido hasta ahora. Vana presunción. Este joven con prisas no habrá leído a Pe­lagio y quizás se ha olvidado de los Papeles Federalistas que propiciaron el bagaje in­telectual y político de la Constitución de Estados Unidos que garantiza los contra­pesos para que nin­guno de los tres poderes actúe más allá de sus competencias. Ni siquiera el desmesurado tuitero Donald Trump es capaz de salirse con la suya en todo lo que anuncia.

Pablo Iglesias (71 diputados) tiene casi tanta fuerza parlamentaria como los socialistas de Pedro Sánchez (84 diputados). Son insuficientes para gobernar más allá de mantener a flote un Ejecutivo incapaz de aprobar leyes sin la ayuda de los naciona­listas que contribuyeron decisivamente a derrotar a Mariano Rajoy en la moción de censura.

Es más que probable que la operación consista en la construcción de un frente de izquierdas para frenar al Partido Popular y Ciudadanos en unas elecciones que se convocarán más pronto que tarde.

¿Por qué son inevitables unos comicios adelantados? Porque el conflicto catalán está enquistado en sus propias contradicciones y sin un proyecto que aglutine a una masa suficiente de independentistas. Pedro Sánchez debe ser conocedor previo de las correrías de Pablo Iglesias. El presidente no puede acudir a una cárcel para hablar de política con un preso ni tampoco puede publicitar que ha hablado largamente con Puigdemont, la víspera de que anunciara con una cierta soledad en Waterloo la creación del Consejo de la República, algo así como un gobierno en el exilio del que Quim Torra sería un fiel ejecutor en Catalunya. El hispanista John Elliott, autor de Catalanes y escoceses, unión y discordia, acaba de decir que “los separatistas catalanes han creado una fantasía y viven en su propio mundo”. Lo cercano, lógicamente, nos afecta más que lo lejano y cuanto más pequeñas son las proporciones en que nos encontramos, más nos oprime la estrechez.

Las revoluciones tienen personajes para todos los periodos. Algunos llegan hasta el final y la mayoría se despeñan por el trayecto. Artur Mas dio un paso al lado y Carles Puigdemont se escapó. Quim Torra camina desnortado sin otro apoyo que las cambiantes indicaciones que llegan desde Waterloo. ERC va sola y la CUP también.

Pero la política, como todo en la vida, es de los que están en el tajo, los que gestionan las instituciones, los que trabajan, y a pesar de los malentendidos, los que llegan a acuerdos, aunque sean mínimos, que repercuten en los ciudadanos.

Las legislaturas española y catalana están agotadas porque ninguna de las dos dispone de mayoría parlamentaria. Los meses que quedan hasta que se abran nuevamente las urnas serán pura campaña y propaganda descarada por parte de todos. Iglesias ha asumido el papel de recadero oficial del bloque de izquierdas para tejer alianzas a medio y largo plazo con los nacionalistas y así asegurarse el Gobierno de España.

La derecha tendrá que moderar su estrategia dejando de lanzar proclamas sobre la inevitabilidad de un fracaso cósmico. Las elecciones, tanto en España como en Catalunya, se ganan desde la centralidad y el realismo optimista. Pablo Iglesias, con sus prisas y su retórica que explota muy bien La Sexta, quiere arrastrar al PSOE a los extremos de la misma manera que Albert Rivera incita a Pablo Casado a prometer castigos ejemplares si Catalunya no se somete a la idea de una España compacta y única.

El problema es que los dos grandes partidos han escuchado los cantos de sirena de los radicalismos de izquierda y ­derecha. El hecho de que esto sea lo que ocurre en buena parte de Europa no es ningún consuelo.

Publicado en La Vanguardia el 24 de octubre de 2018

9 comentarios

  9 comments for “Un joven con prisas

  1. 30/10/2018 at 10:15

    Sr.Foix: me llama la atención la cantidad de horas de Tv que tuvo en sus inicios Pablo Iglesias en varias cadenas…fue un buen lanzamiento publicitario sin duda…

  2. Joan martorell uxbarbera
    26/10/2018 at 12:58

    ​Aznar ens diu que un partit de centredreta que ell va deixar ben unit, ara s’el trobi Casado dividit en tres: PP Cs VOX.
    ​Catalunya els uneix en una mateixa consigna “A POR ELLOS”.Catalunya els ha empentat cap a la dreta…. els ha fracturat.
    ​Nosaltres,amb els nostres titulars fora de casa, hem de jugar el partit amb suplents…. RAJOY, VA FER UNA BONA FEINA.
    ​Peró CATALUNYA té una societat civil unida, poderosa, única, que ha superat, sense fer massa soroll tots els” a por ellos “, i serà, ara també, la que tirarà endevant el nostre futur :SOM I SEREM.
    ​JOAN MARTORELL I BARBERÀ
    ​CARRETERA DE TERRASSA, 30
    ​08230 MATADEPERA
    ​TELF 937870535
    ​DNI 39054045E

  3. Ramon
    25/10/2018 at 18:51

    Y suerte tenemos que hay empresas, empresarios e inversores, que siguen con sus prioridades y no se dejan influir por los politicos.
    Seguramente los que sufren son los que dependen de subvenciones estatales, por no saber con quien arrimarse.

  4. dogbert
    24/10/2018 at 18:33

    “Un joven con prisas”, “las correrias de Pablo Iglesias”…
    Esta claro que el lider morado no es del agrado del Sr. Foix.
    Pero es el unico que se mueve, el unico que tiene gestos concretos aun a sabiendas de que algunos de ellos le restaran votos.
    No hay prisas Sr. Foix? vamos a dejar tot plegat al baño maria?
    Nada de cantos de sirena, pero tampoco nada de bostezo y verlas venir. Necesitamos radicalidad ya!
    Y una cupula judicial, esa si, con menos prisas para hacer el ridiculo de un dia para otro.

    • R
      25/10/2018 at 18:53

      A lo mejor es que el sr.Foix ha visto conferencias, ha visto entrevistas, ha visto videos de cuando el sr.Pablo no estaba en primera linea. Mejor non verlas, si no quieres asumir cierta desconfianza, en una persona que hace poco pensaba y defendia a Chavez, Maduro y compañia….porque me supongo qeu ahora ya no los defiende tanto.

  5. Albert.
    24/10/2018 at 16:34

    Sr. Foix : Lo dicho. La 3ª generación de despues de la guerra incivil, tiene prisa por conseguir governar, porque además cree que solo ellos tienen la razón y la solución de los problemas de España, Cataluña ó del mundo entero.

    Vease Iglesias, Casado ó Albert, ect.

    Pero y de lo mio ó de lo nuestro …¿ Que, eh ?. Todo sigue igual, siempre.

    ” El poder corrompe ” … seguirá igual y todo lo demás, también seguirá. La historia se repetirá…corregida y aumentada. Como siempre y sin experiencia como ellos 3, aun más.

    Y con la también 3 ª generación con las independencias, Republicas, sediciones, ect… la aplicación del artículo 155 a rajatabla sin dialogar, sin negociar los intereses ecónómicos y beneficiarios de cada parte volveremos, otra vez, a decir …

    VERGONYA !!!… VERGONYA !!! … VERGONYA !!! …

    • Albert.
      25/10/2018 at 07:42

      P.D. Pienso que el ” ¿ Porque ? …de Cataluña, es el MISMO …¿ PORQUE ?… de todos los españoles que cotizan A LA CAJA FISCAL DEL ESTADO en el conjunto SUMADO del Estado Español, autonomías y ayuntamientos incluidos.

      No es separatismo, no es independencia, no es Republicanismo, no es sedición, no es golpe de estado, sino indignación e irritación de la ciudadanía que tiene y está pagando la enorme cantidad de impuestos sumados, que viene exigiendo el Estado español, sumadas repito todas las autonomías y ayuntamientos, ect. por culpa de la presunta y supuesta CORRUPCIÓN INSTITUCIÓN, de algunos responsables, porque no son todos, sino solo algunos, pero que se han dedicado a robar millones y millones de euros, al propio Estado, sin parar y sin límites y por ende alciudadano cotizante … y que llevado al Estado a la QUIEBRA gigantesca.

      Este es el verdadero problema de España, autonomías incluidas y de ningún modo la Autonomía de Cataluña.

      Que por lo que yo se no es independiente ni tampoc es una Republica independiente.

      Asi que la aplicación del art. 155 a rajatabla, una vez mas y con prisión preventiva, sin dialogar, sin negociar beneficios económicos para cada parte, será un gravisimo error, que hará perder las próximas futuras elecciones, a qualquier partido político.

      Mientras tanto, iré diciendo, una vez más …

      VERGONYA !!! …VERGONYA !!! … VERGONYA !!! …

      Y con referencia directa a la 3ª generación de futuros governantes, por la falta de talento de Estadista, que mira el bienestar de la generación actual y el bienestar de las generaciones futuras.

Comments are closed.