Aventuras y experiencias

El camino hacia Ítaca se torció cuando Artur Mas siguió adelante a pesar de haber perdido 12 escaños en las eleccioners de 2012. Puigdemont fue una opcion precipitada.

El poeta alejandrino Konstantinos Kavafis abre su poema más célebre diciendo que “cuando emprendas tu viaje a Ítaca pide que el camino sea largo, lleno de aventuras, lleno de experiencias…”. Cuando Artur Mas se embarcó hacia Ítaca allá por el año 2012, seguramente pensaba que no sería ni tan largo ni tan imprevi­sible. En una crónica publicada en este diario el 10 de agosto del 2015, el expresident respondía desde Menorca a la pregunta de cuál era su sueño de verano. Tomando otro verso del poema de Kavafis, decía: “Ten siempre a Ítaca en tu mente, llegar allí es tu destino”.

No sé si Mas había leído la Odisea de Homero o se quedó con la belleza de los versos de Kavafis que se inspiraron en la narración del largo viaje de Ulises, que regresó a su patria solo, vestido con andrajos de mendigo, y mató a cuantos pudo. Aunque la halles pobre, Ítaca no te ha engañado, acaba el poema del más grande poeta griego contemporáneo.

La odisea de la política catalana desde las elecciones del 2012 en las que Mas exhibía el lema de “La voluntad de un pueblo” ha ­estado marcada por la siniestralidad política. CiU ganó las elecciones pero perdió doce escaños.

Y Mas siguió hacia Ítaca como si nada hubiera ocurrido empezando el desguace de la coalición histórica de CiU, cuyas piezas sueltas se encuentran desperdigadas hoy en formaciones diversas, desde el ­debilitado PDECat, hasta Junts per Catalu­nya, liderada por Puigdemont desde Waterloo, pasando por un Quim Torra, sin escaño pero todavía presidente de la Generalitat, o la investigada Laura Borràs al frente de siete diputados en el Congreso de Madrid.

El procés ha promovido a Ciutadans como la fuerza con más diputados en el Parlament, aunque las encuestas ya señalan un declive brusco en las próximas elecciones catalanas. Se ha llevado por delante a su líder, Albert Rivera, una esperanza para el centrismo que perdió la brújula en mitad de la batalla sobre las esencias hispánicas, alineándose abiertamente con las tesis del Partido Popular. Era decisivo tras las elecciones de abril y pasó a ser casi irrelevante, con diez diputados, en las de noviembre.

Las rupturas ocasionadas por el procés han alcanzado también a los socialistas catalanes, que perdieron a varios pesos pesados del partido que se pasaron al independentismo o abandonaron las posiciones federalistas que les habían caracterizado. El PSC ha resistido el golpe, pero ya no es el partido que ganaba las elecciones generales y municipales en Catalunya.

El empresariado también se ha dividido entre los partidarios del presidente de la Cambra de Comerç de Barcelona, Joan Canadell, y los que siguen en Foment del Treball, dirigido por Josep Sánchez Llibre. La candidatura de Canadell fue impulsada por la ANC. En su discurso inaugural, el nuevo presidente dijo: “Dejadnos soñar con que seremos un Estado”.

Los sindicatos no han escuchado los cantos de sirena del independentismo, pero han perdido influencia porque las cuestiones nacionales han predominado políticamente sobre las sociales. Las fracturas han hecho acto de presencia en las universidades y en las instituciones deportivas. En los medios públicos de comunicación que dependen del Govern no ha habido divisiones sino una clara apuesta sin complejos por el independentismo.

Pero lo que no estaba en el guion es que la fractura alcanzara también al indepen­dentismo, que si bien tiene el objetivo común de alcanzar un Estado catalán propio, la estrategia y la táctica para conseguirlo lo mantiene profundamente dividido. Las discrepancias afectan a votaciones en el Parlament y a una ruptura entre la ERC que Oriol Junqueras dirige desde la cárcel y los partidarios de Carles Puigdemont, en Waterloo.

El president Torra será el primero en ejercer el cargo sin tener escaño, sin poder votar, como ocurrió el lunes, aguantando el aliento hasta que el Tribunal Supremo se pronuncie sobre la sentencia de inhabili­tación. Era elocuente la imagen del silencio de los diputados de ERC después de la ­intervención de Torra en el Parlament, mientras los diputados de JuntsxCat aplaudían con entusiasmo. Es más que una división, es una ruptura, que hace prácticamente imposible la gobernabilidad y también obstaculiza los resultados del encuentro entre Pedro Sánchez y Quim Torra, anunciado ayer desde la Moncloa para el 6 de febrero. Todo es bastante confuso.

La sesión cargada de emociones sobre la aplicación del artículo 155 en Catalunya que se celebró ayer en el Parlament tapó las diferencias entre la visión contrapuesta de las dos formaciones independentistas, que son incapaces de gobernar. La fecha de la celebración de elecciones dependerá de lo que más convenga a Carles Puigdemont. Pero esta situación es insostenible. La posición y el futuro de los presos es seguramente lo único que une a los independentistas.

El camino a Ítaca, ciertamente, ha estado lleno de aventuras y de experiencias.

Publicado en La Vanguardia el 29 de enero de 2020

9 comentarios

  9 comments for “Aventuras y experiencias

  1. 30/01/2020 at 17:34

    Nadie dijo que el camino a Ítacafuera fácil.
    Saludos.

  2. 30/01/2020 at 12:32

    Sr.Foix: La política desarrolla continuamente virus que conviene aislar y tratar…

  3. carlos
    30/01/2020 at 09:03

    Caben todods los análisis posibles pero lo que es evidente es la mediocridad de la clase política inmersa en un mar de delirios y anulaciones de la que despiertan para subirse el sueldo.
    La pregunta es si son capaces de gobernar para los demás.
    Escribo esto con un profundo asco sobre el espectáculo del Parlament o lo que queda de él.
    Buenos dias a todos y gracias por vuestras opiniones siempre ajustadas con argumentos.

  4. dogbert
    29/01/2020 at 20:02

    La siniestralidad politica escribe el Sr. Foix y yo añado y los politicos siniestros que nos malllevan a ninguna parte y lo hacen con chuleria, con altivez, con descaro. No quieren darse por enterados que son el primer problema y que nadie se fia de ellos. Pero claro tienen a todo el foco mediatico encima y no pueden ni atisbar que son una desgracia para Catalunya.
    Ahora otra de elecciones, que seran para el verano, mas incertidumbre, mas paralisis, mas, ya hay que decirlo, mas mala leche.
    Me tienen de los nelvios!

    • Albert
      30/01/2020 at 04:17

      dogbert, estoy idem de acuerdo contigo. Estos 2 personajes individuos,… de la foto » Fan mes nosa, que servei a Cataluña i incluida España.
      Mentres ells, s’ho prenen a risa. No saben el mal i els perjudicis, que ens fan.

  5. R2
    29/01/2020 at 19:43

    I en relació amb el federalisme, que es planteja com a alternativa als nacionalismes, també caldria fer un esforç d’afirmació. El que no s’acaba dient és, per exemple, que el federalisme no és només una sortida a la falta de poder de les autonomies, sinó que la seva idea bàsica és la lleialtat. Si es parla de federalisme cal parlar d’Espanya.

    https://www.eltriangle.eu/ca/el-triangle-setmanal/esquerra-nacionalisme-incompatibles_104795_102.html?fbclid=IwAR0avztnTYp0-wsTEyIvLdslruumEfI1ibbaoil2RHZpodGdM5QXmUf-jh8

    • Albert
      30/01/2020 at 04:25

      R2, penso idem. Doncs el que afirmas es la realitat.

  6. R
    29/01/2020 at 19:15

    Venga otras elecciones, asi vamos ganando tiempo, o mejor dicho perdiendo tiempo.
    La Pimec tambien da toques contra la camara de comercio que parece defender solo a los comerciantes indepes…..

  7. Albert2
    29/01/2020 at 12:59

    Doncs aprofitant que avui ens parla de viatges, està clar que: «Per aquest viatge no feien falta alforges».

Comments are closed.