Investir, gobernar y reformar

Pedro Sánchez y Mariano Rajoy en el último debate de investidura

Pedro Sánchez y Mariano Rajoy en el último debate de investidura que no eligió presidente

Los tempos en política son flexibles hasta que los calendarios fijan las fechas y las votaciones previstas. La esencia de la política, decía Harold Macmillan, es el “timing”, el hacer las cosas cuando están previstas, a su tiempo, una detrás de otra.

Tras las elecciones del 20 de diciembre y dos meses y medio después de negociaciones para construir una mayoría en el Congreso, el contador corre sin detenerse. O hay investidura o las elecciones se repetirán inexorablemente el 26 de junio.

Todos los contactos se mueven en el circuito del corto plazo en un intento inútil y complejo de cuadrar círculos para conseguir la investidura. El ser proclamado presidente es la prioridad para salir del tiempo muerto que desconcierta a la opinión pública. La investidura no es lo más difícil. Se trata de una votación mayoritaria en primera o en segunda vuelta.

Pero la situación requiere algo más que una investidura forzada por el acuerdo de fuerzas con ideas y programas contrapuestos. Un pacto de investidura no es un cheque en blanco para que el futuro presidente ejerza su cargo al margen de los apoyos que le catapultaron a la Moncloa. El pacto incluye la gobernabilidad en la legislatura. Pedro Sánchez y Albert Rivera han jugado con un cierto entusiasmo la primera eliminatoria y la han perdido.

El bombo del nuevo sorteo está dando vueltas y vueltas hasta que un emparejamiento consiga una mayoría. Quedan muchas semanas de negociaciones abiertas y secretas. Si no se alcanza un acuerdo entre el Partido Popular, el PSOE y Ciudadanos, será complicado superar la investidura. Y no digamos ya la formación de un gobierno estable y duradero.

La cuestión está en los personalismos. Ninguno de los cuatro líderes pondera la posibilidad de dar un paso atrás. Con las cartas boca arriba en las negociaciones en curso, el primero que debería retirarse es Mariano Rajoy. Es cierto que quedó como primera fuerza en las elecciones. Pero con su victoria no consigue nada debido a la soledad que ha ido construyendo en los últimos años de mayoría absoluta. Todavía cree que puede gobernar por su cuenta.

Pedro Sánchez no está en mejores condiciones después de haber fracasado en su primer intento. Si diera un paso atrás, también facilitaría una investidura y una coalición amplia que podría acometer las reformas necesarias –la territorial entre ellas– y salir de la interinidad actual.

Si no se apartan los que más votos perdieron en las elecciones –Rajoy y Sánchez–, es improbable que haya investidura y que se forme un gobierno sólido. No está escrito en parte alguna que unas nuevas elecciones repitieran más o menos los resultados de diciembre. El electorado no tiene por qué pronunciarse por un nuevo estancamiento político. Si los personalismos no ceden, iremos a las urnas en junio.

Publicado en La Vanguardia el 10 de marzo de 2016

7 comentarios

  7 comments for “Investir, gobernar y reformar

  1. RamonM
    17/03/2016 at 11:20

    La economia de la manipulación.George Akerlof | Robert J. Shiller.
    Es nuestra obligación como consumidores, y con este objetivo han escrito el presente libro, conocer estas trampas para evitar caer en ellas.
    Introducción: Espere ser manipulado: Equilibrio especulativo . . . 27
    Capítulo 1. Nuestro camino está sembrado de tentaciones ….43
    Capítulo 2. Minería de reputación y crisis financiera . . . 53
    Capítulo 3. Los publicistas descubren cómo poner el foco en nuestros puntos débiles . . . 83
    Capítulo 4. Fraudes relativos a coches, casas y tarjetas de crédito . . 101
    Capítulo 5. Manipulación en política . . . . . . . . . . . . . . . . 117
    Capítulo 6. Empresas de alimentación, farmacéuticas y manipulación .133
    Capítulo 7. Innovación: El bueno, el feo y el malo . . . . . 149
    Capítulo 8. Tabaco y alcohol . . . . . . . . . . . . . 159
    Capítulo 9. La quiebra como negocio . . . . . . . . . . . . . . . . 177
    Capítulo 10. Michael Milken pesca con bonos basura como cebo . . 187
    Capítulo 11. La resistencia y sus héroes . . . . . . . . . . . . . . . 203 http://static0.planetadelibros.com/libros_contenido_extra/32/31987_La_economia_de_la_manipulacion.pdf

  2. Albert
    11/03/2016 at 06:34

    A la culpa del despilfarro provocado por la corrupción institucionalizada, el Estado está en números rojos, habrá que sumarle la culpa de los políticos que pretenden gobernar, pero que solo miran el beneficio de su partido y por lo tanto de espaldas al ciudadano y su familia, provocando alegremente unas nuevas elecciones con el consiguiente gasto millonario en euros.

    Esos políticos están lejos de alcanzar a ser estadistas de verdad, que solo miran el bienestar de las generaciones actuales y de las futuras. Solo son políticos y además sin experiencia verdadera vivida y sufrida.

    Además aparentemente, también son ciegos, sordos y mudos ante el clamor, desesperación,indignación y protestas del ser humano ciudadano desamparado por el paro, la falta de ingresos, el hambre, la sed y el sin vivienda de millones de personas y familias. ¡ Ah !…y las guerras y bombardeos tipo terremoto de destrucción masiva total.

    Hace ya 9 años que el Parlamento nos hace perder el tiempo miserablemente y la crisis y el paro siguen igual. Pienso ¿ Para que cobran tantos millones de euros sus señorias, si son incapaces de dialogar con ganas, decencia, honradez de miras y sacrificio si es necesario para el bién de todos los ciudadanos y familias.

    ¡ Pero…Pita…pita…¡ Como no te apartes tuuu !

    • 11/03/2016 at 09:29

      Albert, perdona que te corrija, pero sus señorias si que son capaces de dialogar con ganas, decencia, honradez de miras y sacrificio, si es necesario, para el bién de sus familias…

      • Albert
        11/03/2016 at 21:09

        Tu decir, verdad, BartoloméC…Gran Hermano blanco…decir…» para el bien de sus familias».

  3. dogbert
    11/03/2016 at 00:18

    Aun y con mucho voto detras (aun) los grandes perdedores son los dos partidos clasicos, estoy de acuerdo pues con el Sr. Foix de que deberian dimitir los cabeza de lista. Esto seria en un pais serio y con politicos con sentido de estado, pero esto son las españas y la grandeza personal no adorna a estos personajes y el nivel de nuestra politica es de suspenso general.

    Un pacto de ultima hora o elecciones en jubio no aliviaran en ningun caso el hasrtazgo que nos produce todo esto, bañado ademas en lenguaje barriobajero y cante a letrina y a corrupcion generalizada.

    • 11/03/2016 at 09:25

      Dogbert, creo que la RAE no admite el verbo dimitir ni su conjugación cuando el sujeto es político…

  4. 10/03/2016 at 16:37

    Sr.Foix: estamos en un periodo electoral contínuo, la cosa empieza ya a ser exasperante…

Comments are closed.