Barcelona a marcha lenta

La Diagonal desierta en un día de fiesta en Barcelona

La Diagonal desierta en un día de fiesta en Barcelona

Día festivo al terminar un puente largo. La actividad está concentrada en el deporte. Ciclistas, caminantes, jóvenes patinando, ancianos combatiendo insuficiencias cardíacas transitando a paso lento. Paradas en los bancos y sillas solitarias. Algún paquistaní de guardia ofrece de todo. Desde un helado a un cava de marca inédita.

Barcelona funciona a marcha lenta. Resaca de la Liga y de la concentración de Bruce Springsteen en el Camp Nou. Pocos jóvenes en esta mañana soleada. Son más los muchachos que vuelven que los que van. Las panaderías son fieles. No cierran. Están concurridas. La modalidad de panadería-cafetería va abriéndose mercado. Ofrecen dos o tres diarios para lectura tranquila. Llegará un día en que los quioscos se trasladarán definitivamente a los bares, librerías y tiendas varias.

A media mañana veo una terraza con wifi y conexión a Internet. Está llena de gente que trabaja, consulta, escribe o fisgonea. Incluso en estos espacios de conversación tranquila se hace silencio para establecer el diálogo con el ordenador. Veo parejas tomando un café sin dirigirse la palabra. Hablan con la nube, con twitter y con otros lejanos destinatarios. No se sabe. A lo mejor hablan consigo mismos. O con nadie. El ordenador o el móvil es el refugio de solitarios acompañados por multitudes.

Al mediodía, los ciclistas aumentan y los coches de alta gama pasean sus precios como quien marca las líneas rojas con el resto de asalariados interinos y mal pagados. Hay espacios para aparcar en la zona alta que ha salido en tropel hacia las segundas residencias en el mar o en el interior. Volverán al caer el día cargados de bultos y de artefactos deportivos desmontados en los maleteros. Todo exhibe gran calidad. Caro y moderno.

Vivimos al día. Conocemos la actualidad sin esperar leerla en los periódicos. Nos llega en tiempo real como la comida rápida nos llena el estómago en los bares de carretera. La inmediatez rodea el paisaje de una mañana de fiesta de un puente largo. La conectividad es próxima y universal. Mezclamos el “brexit” con los refugiados, la deuda, las finales del fútbol y la marcha de la bolsa en los mercados asiáticos.

Llegará un día en el que los viajes serán inútiles. Ya se sabrá todo. En el silencio de la siesta primaveral se escucha el altavoz de los autobuses turísticos que recorren la ciudad cargados de turistas fugaces, desconocedores de cuanto les explican, pensando en dónde comer y a qué hora parte el crucero o el avión.

En mi ciudad no me siento solo. Estoy conectado con el mundo entero. Pero no conozco a los extraños personajes que me observan como si fuera algo raro en mi propia ciudad. Son los visitantes ocasionales que han convertido los grandes centros turísticos en parques temáticos de rutinas retóricas. Nadie parece interesarle que es el lunes de la Pascua granada, Pentecostés.

 

  3 comentarios por “Barcelona a marcha lenta

  1. Sr.Foix: tenemos cientos y cientos de supuestos amigos en Facebook o Twitter…pero ni nos saludamos con el vecino en el ascensor…

  2. Sr. Foix: ¡ Que diferencia que existe …en el vivir… en una ajetreada, ruidosa, estruendosa y individualizadora ciudad, basada en las maquinas, ect…. comparada con el vivir en una población basada en el campo, la naturaleza y sus sonidos, y puede que también en las maquinas, pero no tanto como en la gran ciudad industrial, ect.

    Vamos andando por la ciudad rodeados de gente…y en general a nadie le importas. Vas en metro ó en autobus y te sientas al lado de alguién pero ni lo saludas y en general no llegas a hablar ó conversar con él ó ella…a pesar de tocarse hombro con hombro. Claro que existen honrosas excepciones, donde se conversa, …pero son poquisimas.

    Recuerdo que… cuando alguna vez… hemos ido con mi familia a pasear por los caminos de la montaña del Tividabo, que hay poco antes de llegar a la cumbre, que están rodeados, completamente… de arboles, arbustos y de naturaleza, ect., pues siempre que nos vamos cruzando con personas solas ó grupos de personas , que van en vicicleta ó andandano…todos siempre nos saludamos…con un bon día / buenos días…bona tarde/ buenas tardes, ect….

    Existe pues, una diferencia muy importante en el comportamiento humano…si vivimos en la ciudad industrial, ruidosa, ect… o si vivimos en plena naturaleza ó en el campo y también basados en la naturaleza campestre.

    • P.D. corrección de error al teclear…” vicicleta ” debía escribir ” bicicleta “

Comentarios cerrados.