Lentitud y desconcierto

Mariano Rajoy, Pedro Sánchez y Albert Rivera tienen en sus manos la investidura y la formación de un nuevo gobierno

Mariano Rajoy, Pedro Sánchez y Albert Rivera tienen en sus manos la investidura y la formación de un nuevo gobierno

Es evidente la falta de sentido práctico que tiene la política en nuestro país. Mucha retórica, lentitud y desconcierto. Es bien reciente cómo la crisis provocada por el Brexit en Gran Bretaña se resolvió en menos de tres semanas. Rodaron cabezas políticas, se cambió el primer ministro, se formó un nuevo Gobierno y las contradicciones del equipo de Theresa May se han incorporado a la normalidad política en unos tiempos muy convulsos.

El nombramiento de Boris Johnson como ministro de Asuntos Exteriores ha asombrado al mundo. Nunca un personaje tan estrafalario había dirigido el ministerio que observa el amplio mundo como si fuera el jardín de casa o las calles del barrio. En una rueda de prensa en Bruselas respondió a las barbaridades que se le recordaron sobre los improperios arrojados sobre los líderes mundiales en activo con una frase en latín, obiter dicta, declaraciones ocasionales, y se quedó tan ancho.

La rapidez se detecta tanto para abandonar el cargo como para acceder a él. Theresa May, con una vertiente política mucho más social que la de Margaret Thatcher, impresionó en la primera sesión de preguntas a la primera ministra porque tenía el aire, la energía y la rapidez dialéctica de la Dama de Hierro. La señora May se mueve por Berlín y París, que no Bruselas, como si nada hubiera ocurrido. Una partidaria de permanecer en Europa defendiendo las posibles ventajas del Brexit. Realismo sobre ideología.

David Cameron debe de andar perdido en alguna parte del país o de vacaciones en el Mediterráneo. Dijo que se quedaría con el acta de diputado, pero no me extrañaría que pronto anunciara que abandona el escaño. Su tiempo ha pasado. La historia le juzgará por haber sido el primer ministro que, sin quererlo, sacó a Gran Bretaña de la Unión Europea. Me cuentan que José María Aznar decía en privado que Cameron llevaba dos referéndums de más. Hay una fiebre de referéndums en muchas partes de Europa que desconfían de la democracia parlamentaria, que es la que mejor ha funcionado hasta ahora. La política se ha trasladado a la calle, a las redes sociales y a las improvisaciones de los que más gritan o los que manejan con más soltura las imprecisiones o las mentiras.

Ayer se cumplió un mes de las elecciones en España. El Rey está recibiendo a los líderes de las formaciones parlamentarias con la esperanza de poder encargar la formación de gobierno al candidato que sea capaz de reunir una mayoría parlamentaria. No lo tiene fácil porque el tiempo parece no tener importancia para los que podrían desencallar la situación, permitir una investidura y luego situarse en el gobierno o en la oposición.

Será difícil por falta de inteligencia política, una ausencia de sentido común y un desprecio total al realismo que es necesario a cualquier empresa colectiva. Si se dejan transcurrir los meses y nos vemos abocados a unas terceras elecciones en un año se habrá perdido el tiempo miserablemente. Orgullo, dejadez e irresponsabilidad.

Se puede argumentar que en Bélgica, Holanda e Italia transcurren muchos meses, a veces, para formar gobierno o que, en el caso italiano, hay casi tantos gobiernos como los años que han transcurrido después de la guerra. En todos los casos, se diga lo que se diga, es la inestabilidad política lo que prevalece con todas las consecuencias negativas que comporta.

Ya se sabe que la política es la pugna para ejercer el poder o para reivindicarlo y que en democracia no se trata tanto de formar gobiernos como de cómo echarlos cuando las condiciones así lo propician.

Es un hecho que los intereses de partido están primando desde hace ocho meses sobre los intereses generales del país. Mariano Rajoy ha ganado las elecciones, pero no tiene una mayoría suficiente para presentarse a una investidura. Acaba de decir que si no tiene segura la primera votación no se va a presentar. Que corra el tiempo, otra vez, que priven los intereses de los partidos por encima de las urgencias que tiene la sociedad en estos tiempos incier-tos. Rajoy no ha hecho una oferta lo suficientemente generosa para ganarse el apoyo o la abstención de los socialistas y de Ciudadanos. Tiene que tener claro que con su programa electoral, intocable, cediendo sólo en pequeños aspectos no tendrá el apoyo suficiente. La responsabilidad primera, por tanto, es de Rajoy o de quien el Partido Popular designara si el presidente en funciones abre un periodo de reflexión que cabría interpretarlo como un paso atrás para que otro tome el relevo.

Pero no veo tampoco a qué juega Albert Rivera con su negativa a hacer posible una investidura. Pedro Sánchez habla ahora con sus silencios. El PSOE está dividido no tanto por su liderazgo como por el nuevo castañazo que supondría para el partido unas terceras elecciones en un año.

Todos saben lo que no deben hacer y, sin embargo, lo hacen sabiendo que sus decisiones serán negativas para sus respectivos partidos y para el país en su conjunto. Por el capricho o la frivolidad de unos pocos, se dañan los intereses legítimos de muchos.

Publicado en La Vanguardia el 27 de julio de 2016

16 comentarios

  16 comments for “Lentitud y desconcierto

  1. Ramon
    02/08/2016 at 19:28

    Jorge Mongay: Jordi Sole Tura trabajó duro y codo con codo con Manuel Fraga ( en el grupo del los 7) en el redactado de Nuestra actual Constitución en 1978. Solé Tura había estado encarcelado por el gobierno de Franco del que Fraga era Ministro. Eso nunca fue obstáculo para dejar atrás sus rencores personales y NEGOCIAR y APOYAR una causa mayor: la creación de una carta magna beneficiosa para todos. Un gran ejemplo de coraje personal. Eso es la esencia de una negociación. Uno no negocia con sus amigos, ni con aquellos con los que está en sintonía, con sus amigos uno se va de copas. Uno debe negociar con sus enemigos y contrarios, siempre en pos de una fuerza mayor, de un logro comparido.en pos de HACER EL BIEN. Esa debe de ser la esencia de la política. Tomad nota Mariano, Sanchez, Albert y Pablete.

  2. Magí de Cal Corona
    27/07/2016 at 12:37

    Hi ha idees i persones que són com els fòssils …

  3. José A. García
    27/07/2016 at 11:45

    En ciencia los hechos, los datos, son lo que cuenta.

    1) El Sr. Rajoy quiere mantener el monopolio del poder absoluto para su partido.
    2) La reacción ante el auto de la juez sobre la destrucción de pruebas de los ordenadores se zanja con un «pero si esto lo hace todo el mundo». No se asumen responsabilidades políticas.
    3) Los escaños que posee no le permiten aplicar su programa como si tuviera mayoría absoluta: No parece haberse enterado todavía, o pretende seguir como si no hubiera pasado nada.
    3) Ciudadanos no puede dar un cheque en blanco al PP. Sí puede permitir que el PP forme gobierno para luego condicionar la política, por ejemplo los presupuestos del Estado. Y hacer una oposición muy dura.
    4) No sabemos que ha ofrecido el PP para negociar.
    5) La prensa no hace su función. Los diarios afines a un partido, a una posición nacional (española, catalana…), a una ideología son incapaces de realizar su trabajo y cada día degradan más el periodismo a la mínima expresión: no es necesario comprar, ni acceder a la web de un diario para saber que dirá y cómo interpretará los hechos. La prensa tiene intereses y no son los de los ciudadanos.
    4) Lo que se aplica a ciudadanos se aplica al PSOE. Con el agravante de que el PSOE «no es un becario»
    5) Podemos es una especie de asociación de vecinos en la que el Presidente cambia las normas según le conviene
    6) El Sr. Echenique no paga la seguridad social de un trabajador. Alude que hace lo que la mayoría, pero él no es la mayoría. Podemos no dice nada: de ello se deduce que le parece bien no pagar la seguridad social según los casos o las personas (mientras no cambie este es un hecho)
    7) España gasta más de lo que tiene, esto es insostenible.
    8) … No quiero seguir. No juzgo a nadie, no soy quién. Pero los hechos son los hechos, basta visitar la web de The Guardian para leer: los hechos son «sagrados» las opiniones libres.

    Me importan los hechos, no las opiniones, las banderas al viento, la soflamas para emocionas y manipular a los ciudadanos, parte de las cuales son de lo que se alimentan los referendums y el populismo.

    • Magí de Cal Corona
      27/07/2016 at 12:44

      La política se ha convertido en un modus vivendi. Percibiendo el salario mínimo, las vocaciones disminuirían. Es una vergüenza el presumir de haber vivido largos años de la política. Vergogna ! Molto descaro!

    • 27/07/2016 at 12:48

      Transformar las ideas en hechos es el reto José.A ; pero es un reto al que no están dispuestos a llegar… basicamente por una simple razón, no saben cómo hacerlo…

      • José A. García
        27/07/2016 at 12:54

        Lo que dice es muy cierto. Si fueran consecuentes, y con lo que hay en juego, si no saben, o no quieren, deberían dar paso a otras personas más capaces y de una reconocida autoridad que todos hemos de validar y conferir. Si no poseen esa autoridad (no poder) no pueden gobernar si tuvieran un atisbo de vergüenza.

        • Rosamaria
          27/07/2016 at 14:51

          …però no tenen ni vergonya, ni categoría suficient , ni per a reconeixer la seva propia incapacitat, ni per descomptat, per donar pas a altres….aquest és el problema…….costa molt de deixar la «poltrona»….i això és el que ens està governant…i ens governarà…..gent de molt baixa categoría moral i humana.

          • Àfrica
            27/07/2016 at 21:24

            Dicen que en el país de los ciegos el tuerto es el rey, nuestro problema es que ni siquiera tenemos tuerto…..

  4. Albert
    27/07/2016 at 10:42

    Sr. Foix: Pienso que sus señorias perciben demasiados ingresos millonarios en euros, junto con demasiadas prebendas y privilegios y añado que por el resultado obtenido deberían ser desposeidos de empleo y de sueldo millonario en euros.

    Seguramente otro gallo nos cantara y otro sería el resultado. Mientras los pacientes cotizantes y paganos ( de pagar ) aguardamos y vemos como el pais se va al garete. Aunque muchas señorias no se aperciben del peligro y el drama, que ellos mismos provocan involuntariamente, debido a su panzacontentismo, ect.

    VERGONYA !!!…VERGONYA !!!…VERGONYA !!!…
    No la veo…

    • 27/07/2016 at 10:45

      Ande yo caliente y ríase la gente Albert…ese es su lema…

  5. 27/07/2016 at 09:25

    Sr.Foix: dentro de nada el próximo juego que sustituirá a buscar a Pokemon por las calles será buscar a Gobierno…

    • Rosamaria
      27/07/2016 at 14:52

      …muy agudo !!!…como siempre !!!

  6. francis black
    27/07/2016 at 09:15

    Hay que tener mucho ego para preocuparte por lo que diga la historia cuando ya estés muerto. En vida funciona la frase de Fuster :

    » Tothom s’ imágina ser distint de com és. Si no fos axí , ningú no tendría prou paciencia per soportar-se a si mateix»

    • Rosamaria
      27/07/2016 at 14:53

      Boníssim , el comentari de Fuster !!!…i molt real !!!

      • Àfrica
        27/07/2016 at 21:25

        Veig que tornes a estar en actiu,Rosamaria, benvinguda!!

        • Rosamaria
          28/07/2016 at 12:36

          Gracies Africa….si, però només a mig gas….la veritat és que estic bastant saturada de tot plegat…i només entro de tant en tant….necessito aire….ja no escolto ni els telenoticies….

Comments are closed.