Discursos frágiles

Entramos en un año en el que las opiniones y las emociones parecen más atractivas que los hechos y las realidades. No es preciso demostrar y proponer, sino convencer, como sea, aunque haya que recurrir a mentiras o medias verdades que faciliten la victoria y amplíen los ámbitos de influencia. Es cierto que el Brexit y el triunfo de Donald Trump han trazado el camino en el 2016 con unas reglas en las que lo importante era ganar esgrimiendo argumentos de fuerte impacto emocional.

La crisis de identidad de los partidos clásicos, con sus élites desarboladas, es una de las causas del mundo nuevo en el que nos encontramos y en el que vamos a quedar instalados un cierto tiempo. Los bajos sueldos y la falta de empleo son el semillero del descontento aquí y en todo Occidente donde la derecha social a la renana y la izquierda reivindicativa del viejo laborismo han sucumbido a discursos construidos por partidos con posiciones más radicales y simplistas tanto en la izquierda como en la derecha.

Las grandes multinacionales ya no ocupan a miles de trabajadores, sino que rebajan sus plantillas hasta dejarlas en los huesos. Ganan más pero pagan menos impuestos. Todo lo que puede hacer un robot o los incipientes experimentos de inteligencia artificial expulsa la mano de obra. El mundo tecnologizado ignora el factor humano para el proceso productivo. Se resiente, incluso, la dignidad del trabajo que pasa a ser una ocupación residual.

¿Tienen algo que decir los sindicatos ante esta nueva realidad que les sobrepasa? El ascensor social y profesional que amplió las clases medias americanas y europeas está averiado. No deja de ser paradójico que un multimillonario sin demasiados escrúpulos como Trump haya cosechado tantos votos entre un sector social que históricamente se pronunciaba por los demócratas.

En vez de construir una sociedad más justa y equitativa, con la libre concurrencia de todos los actores sociales, se ha optado por ideas que valoran más el triunfo al precio que sea. El resultado está siendo el de sociedades cada vez más divididas, menos participativas, más envueltas en una espiral de incomprensiones y odios internos.

Si no se complementan y se mezclan las visiones nacionales o patrióticas con las reivindicaciones sociales, cualquier proyecto tendrá un corto recorrido. Trump no podrá detener la globalización con un proteccionismo trasnochado. En Catalunya, el empeño independentista de Puigdemont no llegará lejos sin el acompañamiento de las medidas sociales que reclaman los comunes de Domènech.

Un país que políticamente funcione con una sola idea durante cinco años pierde la visión de conjunto, abandona los matices y vive en permanente tensión sin saber cómo y cuándo llegará a su destino. Para ello ha construido discursos que no son compartidos por mayorías sólidas y cualificadas.

Publicado en La Vanguardia el 5 de enero de 2017

18 comentarios

  18 comments for “Discursos frágiles

  1. Ramon
    09/01/2017 at 20:36

    Es real estamos en la transición, en la revolución cientifica, la IA, la robotización hara necesario la adaptación, el reparto del trabajo-ocio.
    Pero pocos paises se estan preparando ante los cambios disruptivos, porque no hay prospectiva, hay solo en el frentismo en el corto plazi

  2. José A. García
    06/01/2017 at 17:02

    Hay un aspecto en el artículo que debemos considerar con atención: el desarrollo de la inteligencia artificial y la robotización. Sus efectos no serán inmediatos pero ya se ha iniciado el proceso de converitr todos los trabajos industriales, agrícolas y parte de los servicios en procedimientos automáticos sin necesidad del trabajo humano. No pasará mañana, pero tardará menos de lo que imaginamos.

    Esta situación lo cambiará todo. Las ideas de la Ilustración que dieron lugar al capitalismo, liberalismo y marxismo ya no nos sirven, han caducado pero nos cuesta aceptarlo. Ninguna escuela de pensamiento ha generado nuevos paradigmas y la ciencia va demasiado rápido para que la sociedad se adapte y cree alternativas nuevas.

    La clase trabajadora, como dice la palabra, vive del trabajo; cuanto menos trabajo exista de que vivirá. Podríamos pensar que las nuevas tecnologías abren el camino para retos que hemos despreciado: la expansión por el sistema solar (requiere una enorme contribución de capital y de experiencia humana), la estabilización del medio ambiente terrestre con el desarrollo de nuevas energías más allá de las renovables (fusión nuclear), desarrollo de viajes en el espacio/tiempo, medicina que permita vivir a las personas 200 años, nuevas ciudades, control farmacológico de las emociones y mejora de la felicidad individual y social… Pero, ay! esto nos parece ciencia ficción pero deberíamos empezar por cambiar la visión del mundo y de la realidad porque lo antiguo no volverá y si vuelve será en forma de horror previo y destrucción.

    Por otra parte el grupo o tribu de Homo sapiens debería ser toda la humanidad, no un país o una noción, conceptos antiguos que no sirven para el grado de colaboración necesario. Y las religiones deberían centrarse en lo espiritual y no en el control social.

  3. Albert
    06/01/2017 at 07:05

    Sr. Foix: Sus excelentes y documentados artículos, siempre me hacen meditar mucho.

    Del artículo de hoy …» Discursos fragiles » me quedo los 3 últimos parrafos, porque es donde nos transmite la sintesis clarividente de su mensaje.

    Por mi parte opino que el ser humano tiene tendencia a dar siempre la culpa de lo que ocurre a los otros y sobretodo a todos los que nos dirigen desde el poder de un gobierno, de una empresa, ect. ect.

    Pero nos olvidamos siempre de que el enemigo vive entre nosotros y no nos damos cuenta.

    Por ejemplo: El verdadero enemigo nuestro somos nosotros mismos, desde el momento que tengamos la suerte de tener buenos ó grandes ingresos dinerarios y podamos vivir en la opulencia y el derroche.

    Nuestro verdadero enemigo no es el corruptor codiciosos ludopata, que alcanza el poder para gobernar y decidir, con mentiras, sino que el enemigo real es nuestro tolerante, frescales y ciego PANZACONTENTISMO que lo permite y que lo hace posible con su descontrol de la situación y por lo tanto con su permisividad interesada.

    Pues ya le va bién. Y todos sabemos que … » Vaya yo caliente se ria la gente »

    El » panzacontento » que vive en la opulencia, se vuelve indolente, tolerante, permisivo, frescales e indiferente frente al sufrimiento real y verdadero de los desamparados, desgraciados, sin puesto de trabajo, sin ingresos, sin comida, sin agua y sin vivienda. Ó de los desgraciados emigrantes por la fuerza, que huyen de la muerte.

    ¡ Este es el principal enemigo nuestro ! … ó sea nosotros mismos.

  4. Olivia Solà
    06/01/2017 at 01:05

    ¿ No será que en todos los ámbitos nos intentan «comer el coco» ? Se nos crean necesidades banales, nos impulsan a un consumismo desaforado . ¿ Son necesarias tantas cadenas de TV ? El mayor porcentaje del tiempo son programas vacíos o repetitivos. La sociedad basada en el consumismo… pues eso : hay q ganar mucho para poder gastar y pagar impuestos. Los bienes básicos a precios desorbitados. Y la rueda gira y gira sin parar.
    No nos han explicado bien que pasaría si nuestra jornada laboral se redujera para dar cabida a otros completando los requerimientos de las empresas.
    Muy básica la educación, la cultura y la convivencia familiar y social con el entorno.
    ¿El «Procès»? Era un absceso que se tenía que drenar para que salieran a la luz tantos resentimuentos enquistados y se aclararan muchos malentendidos por las partes litigantes pero, en el fondo, otro derroche económico, otro asunto superfluo, otra «comida de coco» . No por ser independentista se es mejor catalán( si esto fuera un plus de algo) ni mejor europeo, ni mejor persona.Las cisas han ido bien las últimas décadas en este país llamado España.
    Algunos nos explican los malos momentos que han vivido algunas sociedades en concreto .

  5. Rosa M.
    05/01/2017 at 17:28

    Felicito als independentistes per la seva provada persistència. Una altra vegada el mantra de «les sòlides mesures socials del govern». A força de repetir de manera insistent, es vol que una fal·làcia soni a veritat. Prego seriositat i anàlisis correctes dels pressupostos de la Generalitat. La lectura correcta dels números no enganya.

  6. 05/01/2017 at 16:47

    Son mes solides les mesures socials del Govern independentista de Puigdemont que el plantejament topic del dependentista Domenech

    • david g
      05/01/2017 at 18:09

      cuando se aprueben los presupuestos de catalunya hablaremos de las medidas sociales del govern. de momento llevamos dos años sin presupuestos, y ya veremos si la cup aprueba la última propuesta o hay que ir a nuevas elecciones. y, caso de que se aprueben, estará por ver si el objetivo de esos presupuestos es mejorar las condiciones de vida de los catalanes o lo que se busca es el permanente choque competencial con el estado para seguir alimentando el procés.

  7. 05/01/2017 at 16:47

    Sr.Foix: vivimos la época del reduccionismo, simplificamos todo al máximo, nadie escucha ya más allá de unos segundos lo que le dice su oponente…de lo que se trata es de decir la última palabra, la última frase ingeniosa y que sea trending topic…eso sí, todo ello en inglés…aunque después no sepamos diferenciar entre- hay-ahí- ay…

    • José A. García
      06/01/2017 at 21:20

      Estoy de acuerdo con su apreciación. Nuestro cerebro, nuestra forma de pensar no es la de un PC… No somos cerebros «digitales» en ese sentido. Necesitamos tiempo, y más para usar nuestro cerebro racional que consume mucha energía. Así si no meditamos, si no valoramos las consecuencias de nuestros actos, si no pensamos en nosotros pero también en nuestros semejantes no llegaremos a ningún puerto serenos y ligeros de equipaje dañino.

  8. abraham toledano
    05/01/2017 at 15:02

    Una frase demoledora: «Un país que políticamente funcione con una sola idea durante cinco años pierde la visión de conjunto, abandona los matices y vive en permanente tensión sin saber cómo y cuándo llegará a su destino. Para ello ha construido discursos que no son compartidos por mayorías sólidas y cualificadas». Efectivamente, asi llevamos años muchos, 5, con una idea monotemática. Creo que es un excelente comentario, todo él, pero esta frase resume para bien o para mal el estado de cosas en Cataluña. ¿Hay vida más allá del «procès»? ¿Que sentido tiene que hoy Puigdemont diga que el 2018 no será presidente de la Generalitat, sin añadir nada más? Los ciudadanos merecemos algo más, o mucho más, que esta frivolidad. O la «Operación Diálogo», que parece consistir en un despacho propio para la vicepresidenta en barcelona. I don’t comment.

  9. Àfrica
    05/01/2017 at 14:26

    Sigueu bons, aneu a dormir d’hora i somieu com infants!!

    https://www.youtube.com › watch

  10. Albert
    05/01/2017 at 14:23

    Sr. Foix: » Discursos fragiles » Recuerdo que hace poco, Mr Trump, reconoció en una entrevista por televisión, que aunque dijeran que había mentido, lo cierto es que había ganado las elecciones.

    Esta es la clave de la mente de Mr. Trump. Pero mentiras hailas. Recordemos las armas de destrucción masiva afirmadas por el trio de las Azores, ect.
    En general presuntamente, se gobierna a mentirazo limpio.

    Referente a las máquinas que substituyen con ventaja al ser humano, recuerdo que hace unos 30 años, lei un artículo en la revista francesa L’Express, donde el artículista nos decía que las máquinas robots informatizadas deberían pagar el impuesto de la Seguridad Social, ect. y explicaba los motivos y el porque.

    Por cierto … » Donald Trump I » … » el Tuiteador «, también tiene globalizadas muchas empresas fuera de Estados Unidos, pero no le importa tuitear y pedir todo lo contrario, pues luego dirá … Pero yo gano más.

Comments are closed.