Torra no gobierna

El president Quim Torra en la intervención en el Parlament en el debate de Política General

Una de las muchas diferencias entre el primero de octubre del 2017 y el del 2018 es que hace un año el presidente del gobierno era ­Mariano Rajoy y el de la Generalitat, Carles Puigdemont. El desgaste político y humano como consecuencia de la crisis catalana se ha cobrado muchas víctimas. El president Torra no controla la situación y su futuro po­lítico es incierto.

El Parlament ha estado tres meses en modo silencio mientras la política discurría en los medios de comunicación, en la calle y en conmemoraciones de los varios aniversarios que se cumplen estos días. El presidente Pedro Sánchez y sus ministros han abierto vías de encuentro, pero el president Torra está más pendiente de Waterloo, de la ANC y Òmnium que de aprovechar la nueva atmósfera que podría encauzar los graves problemas que afectan a Catalunya y a España entera.

Quim Torra no gobierna sino que palabrea sobre lo que hay que hacer. Recurre a los gestos y a los guiños a la CUP y los CDR olvidando que fueron los cuperos quienes enviaron a Artur Mas a la “papelera de la historia”.

Una de las funciones elementales de cualquier gobernante es el control del orden público. Los episodios del sábado pasado en el centro de Barcelona fueron lamentables. Grupos de los CDR se enfrentaron a los Mossos que impedían que otra manifestación de policías y guardia civiles no chocara con la de los independentistas radicales. Los Mossos utilizaron la violencia y tanto el conseller Buch como el propio president Torra aprobaron su proceder. Es discutible si era prudente que las dos manifestaciones de signo contrario se celebraran a la misma hora. Lo que no es cuestionable es que la calle es de todos.

Lo que es incomprensible es que después de que los del CDR pidieran la dimisión de Buch y Torra, el pre­sidente les saludara efusivamente ­diciéndoles: “Presionáis y hacéis bien en presionar”. La semana pa­sada plantaron varias tiendas delante de la Generalitat y Quim Torra salió a saludarles. Al cabo de unas horas los Mossos desmantelaban el campamento de los CDR. Pero ¿quién manda aquí?

Los Comités de Defensa de la República pueden cortar carreteras, entrar en las delegaciones del gobierno central, arriar banderas españolas y europeas de edificios públicos, levantar peajes, paralizar el tráfico de Barcelona y plantarse delante del Parlament con la intención manifiesta de asaltarlo. Los Mossos se enfrentaron a grupos minoritarios de los CDR en la Ciutadella y en la Via Laietana. En la jornada del lunes, el president Torra hizo de pirómano y de bombero. El portavoz del sindicato policial, Toni Castejón, calificó a Torra de irresponsable. A los que jaleó por la mañana le abuchearon por la noche.

Para precipitar cambios no se precisan muchas personas. En su relato de la técnica del golpe de Estado, Curzio Malaparte describe la estrategia que Trotski y Lenin estaban estudiando para el golpe que hizo triunfar la revolución el 25 de octubre de 1917. Lenin sostenía que la revolución consistía en que millones de hombres y mujeres, masas de obreros y desertores, tomaran las calles de San Petersburgo para derrotar al gobierno y apoderarse del Estado. A Trotski le bastaban mil hombres para apoderarse del Estado y después derrotar al gobierno. Fue la opción de Trotski la que triunfó con sólo unos cen­tenares de agitadores y técnicos que se en­tre­naron inadvertidos durante unos días por
las calles de San Petersburgo para en muy ­pocas horas, el día indicado, controlar las ­estaciones de tren, los teléfonos, los puentes sobre el Neva y asaltar el Palacio de Invierno. Todo fue muy rápido y con muy poca gente “ya que las masas no sirven de nada, una pequeña tropa basta”.

Hay un vacío de poder o un poder que está condicionado por quien es el presidente legítimo, con residencia en Waterloo, el presidente real que vive inmerso en la retórica y la palabrería y luego el poder que opera en y desde la calle.

Las manifestaciones festivas, familiares y cívicas se reservan para la Diada. Lo que estamos viviendo estos días es otra cosa que nada tiene que ver con la revolución de las sonrisas. No hay mayoría social ni tampoco mayoría política para que unos miles de radicales dicten la agenda catalana y española. La situación es grave por la existencia de políticos en la cárcel y otros escapados a varios países europeos. También porque las heridas físicas y psicológicas causadas hace ahora un año tardarán mucho tiempo en cicatrizarse. El grito de “ni olvido ni perdón” es coreado por miles de personas. Mal presagio.

Ya sé que reivindicar la democracia representativa puede parecer una ilusión en el ambiente que se ha creado desde hace ya meses. La política puede bajar a la calle masivamente, pero sólo cuando regresa a las instituciones es cuando puede gestionar los intereses de una sociedad diversa y plural. Para ello hace falta que los políticos que gobiernan recuperen la credibilidad y la autoridad perdidas. Siempre se pueden convocar nuevas elecciones.

Publicado en La Vanguardia el 3 de octubre de 2018

 

15 comentarios

  15 comments for “Torra no gobierna

  1. Carlos
    04/10/2018 at 11:02

    Detecto odio, mucho odio, y esto no augura nada bueno para los de siempre, los trabajadores.
    Si se abandona el servicio de gobernar y de forma continuada se alienta la agitación en la calle solo hay un destino, el abismo. Pero nunca para los que mueven los hilos porque son clases acomodadas, es una revolución burguesa en el sentido mas amplio que teme perder el poder que ejerció durante mas de 20 años y segun se va demostrando a traves de una corrupción sistemática y persistente.

  2. Albert.
    04/10/2018 at 08:13

    Sr. Foix : Leo en su artículo : ” Una de las funciones elementales de cualquier gobierno es elcontrol del orden publico. ”

    Y también del control de la caja fiscal recaudatoria del Estado, y el seguimiento total de todo el recorrido del dinero, con presupuestos incluidos, donde el Estado invierte miles de milloones de euros, en las grandes obras de infraestrctura. Sin olvidar el seguimiento del recorrido de todas las subvenciones de todo tipo, ect.

    Esto si que es ó sería verdadera Democracia i no una Corruptocracia ó Democracia órgánica más bién.

  3. Joan Rico
    04/10/2018 at 07:54

    Buenos Dias, Sr. Foix:

    Una vez más, leyendo sus artículos, puedo contar con otro punto de vista para poder formar mi opinión. Vivimos una situación política complicada para ser entendida por un ciudadano “de a pie”. Tengo claro que hay unas conversaciones, al margen de lo que se expresa. Vamos a ver como evolucionan las cosas. De momento, el coste de las energías de consumo, va subiendo. Quien se preocupa de nuestro coste de la vida?. Moltes gràcies.

  4. Bet
    04/10/2018 at 04:13

    Torra no governa. Puigdemont no deixa que Torra governi Catalunya. Puigdemont no deixa que el Parlament de Catalunya funcioni. Puigdemont no permet que Catalunya normalitzi la seva situació i que les institucions funcionin. A Puigdemont no li interessa que Sanchez vulgui dialogar.

    • Albert.
      04/10/2018 at 07:07

      Bet penso que…Torra i Puigdemont , s’han cobert d’ignomínia i de pas estan cobrint a tot Catalunya tambe d’ignomínia.

      Tambe i podem afegir a Rajoy & companyia per no escoltar, interpretar, dialogar i negociar el clam de Cataluña, que te el seu ¿ Perque ? que es de fet el mateix que te tot España.

      O sigui la corrupció i l’abus recaudatori i el respecta a la dignitat i a la llengua.

      Observo que cuan el temps d’en Jordi Pujol, que facilitaba dialogar i negociar els beneficis económics dels espanyols i dels catalans, tot anava com una seda, perque tots xupaben beneficis económics.

      Es per aixo que varem disfrutar de 30 anys de pau i entesa.

      Pero tots plegats es varen encomanar l’enfermetat de ” El poder corrompe ”
      que ens ha conduit a aquesta IGNOMÍNIA de ESPAÑA incluida CATALUÑA, per CORRUPCIÓ INSTITUCIONAL de les propies GOBERNANCES, que ha hipotecat el nostre present i el futur dels nostres descendents.

      I ara estem empantanats…

  5. Albert.
    04/10/2018 at 00:27

    Sr. Foix : Visto lo visto, he caido en la cuenta, que casi ninguno de nuestros políticos señorias del Parlamento ó Parlamentos, vive la realidad actual de nuestra sociedad del malestar, porque no han pasado calamidades, necesidades y desesperanzas en su vida.

    Poco`podemos esperar de ellos, bien se ve en la realidad.

    Muchos son más un estorbo que un servicio. Dicho en catalan : ” Fan mes nosa que servei. ”

    ¡ Adéu-siau Sr. Torra ! …. ¡ Adéu-siau Sr. Puigdemont ! …

    VERGONYA !!!…VERGONYA !!! …VERGONYA !!!…

  6. R2
    03/10/2018 at 18:02

    Pues un gerente en una empresa, sin gobernar no duraria ni dos sueldos.
    “España está paralizada desde hace dos años y eso es un precio que vamos a tener que pagar. Yo creo que había una oportunidad de oro en el pasado de hacer más cosas de las que se han hecho, pero no ha sido así. Y con un Gobierno que no tenga mayorías suficientes es muy difícil poder avanzar. Por lo tanto, creo que no es una situación ideal para nadie”. “…Nuestro servicio de estudios estima que Cataluña podría haber crecido siete décimas más de lo que lo hará este año en ausencia de la incertidumbre, y el resto de España tres décimas más.” FG expresidente de BBVA Tiempo perdido, tiempo que no se recupera. Disfruten pues lo votado. Mientras Cat-Esp se juega que pase como Italia, los jovenes preparados se marchan y no vuelven, quedaran los antisistema. Mas Colell lo comenta en una entrevista, no podemos perimitir que marchen y no vuelvan” pero con este panorama…

  7. Albert.
    03/10/2018 at 13:55

    Sr. Foix : Sigo en mis trece de mis respuestas a sus artículos anteriores.

    Tenemos unos políticos que … hacen molestia que servicio.
    ó dicho en catalan : ” Fan mes nosa que servei ”

    Resumiendo : No se merecen lo que cobran.

    Casi todos incluidos castellano hablantes y catalano parlantes.

    Algunos porque no se trata de todos, …ganan ó perciben más de lo que rinden.

  8. Jordi
    03/10/2018 at 13:09

    Sr. Foix, pienso que el vocabulario bélico que utiliza y las equiparaciones a otros conflictos son malintentencionados por su parte.
    Aquí solo puede haber una solución, que es votar libre y vinculantemente la relación entre España y Catalunya. Y eso, no conlleva violencia ninguna.
    Hay una parte significativa de población que no es reconocida por el Estado, y ahí está la fuente de la frustración puede dar origen a la violencia.
    Pero aquí la culpa siempre es del otro.
    Gracias por escuchar.

    • Tomás
      04/10/2018 at 05:14

      Esa parte significativa debe también escuchar a sus oponentes. Estamos pasmados de ver como se insulta a la jefa de la oposición, que es una figura imprescindible en un parlamento democrático. Pasmdos de ver como se insultó a Serrat por disentir. Sin debate previo no es posible decidir.

  9. dogbert
    03/10/2018 at 12:25

    Estamos en un estado general de expectacion y provisionalidad que no nos lleva a ninguna parte.
    Viene un pack electoral apabullante que les servira a los politicos para escaparse del debate del dia a dia real del ciudadano.
    No tienen soluciones porque no saben ni distinguir los problemas. Son de una capacidad muy baja.
    Son muy malos y les importamos un pito.
    La situacion esta trabada y poca gentea cree en una clase politica corrupta, egoista y mentirosa.
    Tindrem que fer foc nou

    • Ramon
      03/10/2018 at 21:25

      Estaba claro, otro farol, míster Torra, recula de su ultimátum

  10. 03/10/2018 at 12:19

    Sr.Foix: dentro de un año veremos caras nuevas por todos lados…al tiempo…

Comments are closed.