Puigdemont, Rusia y la UE

El ex president Carles Puigdemont hace constantes declaraciones desde Waterloo.

Francia y Alemania renovaron el miércoles el tratado bilateral que fue sellado en el Elíseo en 1963 entre el general De Gaulle y el canciller Adenauer. Enterraron tres guerras sucesivas en 75 años con decenas de millones de muertos en ambos bandos. Dijeron basta y pusieron en práctica algo tan elemental como que la paz siempre se alcanza entre viejos e irreconciliables enemigos.

Emmanuel Macron y Angela Merkel escogieron Aquisgrán para la renovación de una alianza que ha hecho posible el periodo más largo de progreso, paz y libertades que se recuerda en Europa. En Aquisgrán se encuentran los restos de Carlomagno, la figura que representa la Europa carolingia, romanizada, culturalmente construida sobre la religión de Israel y la filosofía griega.

El catalanismo político que, a mi juicio, sobrevivirá al nacionalismo y al independentismo, se ha sentido muy identificado con la Europa carolingia. Porque es la máxima expresión de la transversalidad catalana y porque es inclusivo. Jordi Pujol solía invocar la Catalunya de la Marca Hispánica, carolingia hace más de mil años, como frontera simbólica con las tierras peninsulares. Cada cual interpreta la historia según le conviene.

Mientras en Aquisgrán se renovaba la alianza entre Francia y Alemania, el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont ofrecía una entrevista al diario ruso Komsomólskaya Pravda en la que presagiaba “unas relaciones estrechas y amistosas con Rusia” cuando Catalunya fuera un Estado. Puigdemont “lamentaba la reacción de la Unión Europea ante una situación que ha llevado a los líderes independentistas catalanes a la cárcel y al extranjero”.

Calificaba la actitud de la Unión Europea hacia Catalunya de vergonzosa, lo que significa la completa destrucción de la entidad moral de Europa que, a su vez, predica el respeto a los derechos humanos. Aprovechaba la ocasión para calificar de fake news las informaciones que han circulado sobre las hipótesis de que el Kremlin estuviera detrás de los hechos de octubre.

Sorprende esta visión de Europa de Puigdemont teniendo en cuenta que lleva más de un año moviéndose libremente por toda la UE. Es inquietante también que haya hecho un elogio de la Rusia de Putin en la que las libertades están muy recortadas y se aparte así del europeísmo de la mayoría de los catalanes.

El hecho es que la UE no ha aceptado la versión ofrecida por Puigdemont porque el independentismo se saltó el principio de la legalidad y porque todos los políticos y gobiernos que se han pronunciado hasta ahora, el último fue el ministro británico de Asuntos Exteriores esta semana, se han referido a que se trata de un asunto que tienen que resolver los españoles. Europa no va contra Catalunya sino que no acepta situaciones de hecho al margen de la legalidad. Sería hora que el independentismo admitiera que la unilateralidad no es el camino para conseguir sus objetivos. En todo caso, será siempre más fiable la alianza con Bruselas que con Moscú.

Publicado en La Vanguardia el 24 de enero de 2019

6 comentarios

  6 comments for “Puigdemont, Rusia y la UE

  1. carlos
    26/01/2019 at 09:06

    Podemos dar las vueltas y reflexionar con estudios profundos sobre eso que se denomina «procés» pero yo comienzo a pensar con mas insistencia que la clase política está tan desprestigiada y carente de valentía que necesita un buen plantel de psiquiatras.

    • Albert.
      26/01/2019 at 10:28

      Carlos, mas que necesitar un buen plantel de psiquiatras, la clase política que… NO VIVE LA REALIDAD, debería ser suspendida de empleo y sueldo.

      Solo así despertarían de su letargo, ineficacia e ineptitud.

  2. Albert.
    25/01/2019 at 09:23

    Sr. Foix : Estic d’acord, doncs el actuals polítics castellans- españols, com tambe els actuals polítics catalans-españols, continuo pensan que NO VIUEN LA REALITAT en que viuen els ciutadans/nes de la societat del malestar económic.

    En cambi els de la societat del benestar económic, estan molt contents i satisfets, doncs ja els hi va molt be l’economía d’ingressos dineraris i passan de tot i de tots.

  3. Ramon
    24/01/2019 at 22:51

    Carles Puigdemont , no es líder q necesita Catalunya, independiente o no. HACE tiempo q vemos que no tiene visión de estratega, es solo un vendedor de una causa.

  4. Albert 2.
    24/01/2019 at 17:12

    Comparteixo el seu argument que serà més fiable -sempre- una aliança amb Bruesel·les que amb Moscú.
    Però vull fer-li notar que quan diu: «Sorprende esta visión de Europa de Puigdemont teniendo en cuenta que lleva más de un año moviéndose libremente por toda la UE», o bé li falta acabar la frase amb un «a excepción del territorio Español», o està acceptant que el territori Espanyol, en aquest moment es troba fora de l’àmbit de protecció dels drets i llibertat de la UE, almenys pel que fa als drets dels polítics perseguits per delictes de rebelió i sedició inexistents. »

    No comparteixo gairebé cap dels fets i postulats dels independentistes, però tampoc estic d’acord en que es mantingui en presó preventiva a persones innocents de rebel·lió i sedició. Van desobeir i possiblement hi hagi delicte de desobediència (que només portaria inhabilitació) pero mai una sedició/rebel·lió inventada en els cenacles més sinistres de les clavegueres de l’Estat.

    • Josep Ramón
      24/01/2019 at 17:30

      Els motius del empresonament cal veure com va actuar el ex honorable. A gat escaldat de l’aigua fuig. Així pensant al Suprem.

Comments are closed.