Gobiernen o váyanse

Pere Aragonès y Jordi Sánchez tienen en sus manos el evitar unas nuevas elecciones. Otras.

La política son las ideas, los programas y la gestión de los intereses contrapuestos de los ciudadanos. Napoleón decía que la política es el destino; Montaigne hablaba del negocio de los hombres; De Gaulle luchaba por salvar el honor y Churchill defendía la libertad en sus discursos y sus acciones. Una política democrática que dio un buen resultado es la que estimulaba F.D. Roosevelt hace noventa años, en una crisis parecida a la que se vive hoy en las democracias liberales, que consistía en facilitar la educación al alcance de todos, un salario digno para todos los trabajadores y reequilibrar las desigualdades producidas por el capitalismo salvaje que llevó al cataclismo de 1929.

Estaba en la línea del pensamiento inspirado por Adam Smith cuando afirmaba que “ninguna sociedad puede prosperar y ser feliz si la mayoría de sus miembros son pobres y desdichados”. El capitalismo social renano de los años setenta, fruto de los pactos entre democristianos y socialdemócratas, puso los cimientos del Estado de bienestar, la mejor aportación social europea a la civilización en el siglo pasado, como aseguraba el canciller Helmut Schmidt.

CatalunyaLa política es inevitable y necesaria para resolver las controversias de cualquier sociedad. Cuando los responsables no están a la altura, se les echa y se buscan sustitutos. ¿Qué pasa cuando quedan muchos meses antes de que se convoquen nuevas elecciones? Se produce el desgaste de quienes están al frente del país hasta que las urnas los envíen a casa o a la oposición.

La situación se hace insostenible cuando los que tienen que gobernar anteponen sus intereses personales a algo tan sencillo como formar un gobierno de acuerdo con las mayorías parlamentarias. Es lo que ocurre en Catalunya, donde los tres partidos independentistas llevan noventa días discutiendo públicamente cómo repartirse el poder. No es culpa de Madrid, de la oposición o de ocultos poderes fácticos. Son exclusivamente ellos los responsables. Nadie se merece este desprecio al ciudadano, tanto si les ha votado como si no.

¿Hasta cuándo habrá que soportar la irresponsabilidad de unos pocos que perjudican tanto a todos? El problema es que de unas nuevas elecciones, quizás inevitables, saldrá igualmente una sociedad políticamente fragmentada e intransigente hacia el que piensa distinto. Catalunya pierde vigor, competitividad y en Europa no está en el mapa de las oportunidades, sino de los problemas. Es posible recuperar la ilusión y los proyectos, pero con otros actores y nuevas prioridades.

Publicado en La Vanguardia el 14 de mayo de 2021

  7 comentarios por “Gobiernen o váyanse

  1. GOVERNIN O MARXIN? ACABIN AMB LA REPRESSIÓ!

    1.- ER, Junts i CUP guanyen les eleccions amb el 52% dels vots i 74 escons però no acaben d’aconseguir un acord d’investidura, de govern i de legislatura. El “Governin o marxin”, cridat des d’àmbits annexionistes i independentistes, sembla lògic però és injust i, en alguns casos, demagògic.

    2.- El crit de “Governin o marxin” és injust i demagògic perquè no te en compte que l’independentisme català democràtic i pacífic aglutinat entorn d’ER (33 escons), Junts (32 escons), CUP (9 escons) i altres organismes i entitats és perseguit per la maquinària repressiva del règim.

    3.- Omnium té un pres polític (Jordi Cuixart). La CUP te una exiliada (Anna Gabriel). ER te quatre presos (Oriol Junqueras, Carme Forcadell, Dolors Bassa, Raül Romeva) i una exiliada (Marta Rovira). Junts te quatre presos (Jordi Sánchez, Jordi Turull, Josep Rull, Quim Forn) i quatre exiliats (Carles Puigdemont, Antoni Comín, Clara Ponsati, Lluís Puig). Cal deixar constància que els exiliats polítics catalans son lliures a la Unió Europea com a demòcrates pacífics… però que a l’estat espanyol son tractats com perillosos individus violents.

    4.- L’existència de presos, exiliats i perseguits constitueix un gran obstacle pel funcionament dels partits afectats que, malgrat tot, obtenen la majoria absoluta a les urnes. Es fàcil dir que “governin o marxin”. El que cal reclamar es que acabi la repressió i la violència del “a por ellos”, que es tanquin les clavegueres de l’estat dels ocults poders fàctics, que els presos siguin alliberats, que els exiliats puguin retornar lliurement a l’estat espanyol com viuen lliurement a la Unió Europea, que el govern de l’estat no jugui de manera perversa amb els indults, que es faci efectiva l’amnistia.

    5.- Joan Josep Queralt és un dels molts catedràtics experts en dret constitucional que sosté que l’amnistia es desitjable i constitucionalment possible. Ha treballat en aquest afer i afirma: “L’amnistia no està prevista en la Constitució, però no està prohibida, com ho estan, per exemple, els indults generals, o les societats secretes o la pena de mort”.

    • Brutal, hasta 3 veces le quitas la C de Catalunya a ERC, lo cual demuestra que está estudiado, que no es un accidente, y que tiene una clara intención política: todo aquel que no se pliega a los designios del cobarde de Waterloo es un botifler que no merece ser considerado catalán. En toda la prensa mundial la marca registrada y reconocida por unanimidad es ERC. No verás un solo artículo que no se refiera a los de Aragonés como ERC. Pero para ti no, no son dignos de la C, y como buen repartidor de carnets de catalanidad les quitas el nombre y te quedas tan ancho. Si os tratáis así entre indepes no quiero ni pensar lo que les esperaría a los no indepes en la Republiketa. Absolutamente demencial, aunque a estas alturas ya no me sorprende nada del independentismo más fanatizado. Con tanto odio, a Catalunya le espera lodazal y decadencia para rato.

      • Hola David. El que es treu la C d’ERC es la pròpia ER. Només has d’observar les fotografies de les comparexences que fan els dirigents d’aquest partit en la seva seu. Per tant, el teu comentari i els teus insults no es mereixen cap comentari per part meva. Salud i bona vista

  2. Cal dir que tenen menys dignitat que les ultimes cortes de la dictadura.
    Aquells es varen fer el harakiry per donar pas a la democracia.
    Els nostres tremolen per que no tinguem noves eleccions.
    Tot per mantindre el modus vivendi de centenars de sous que no baixen de 85000€/any. Apart dietes y els sous dels organismes no directament deoenguen del govern.
    Es per plorar per Catalunya.

  3. Estoy leyendo el bravo articulo de Lluis y los buenos comentarios de Santiago y Dogbert.
    El defender y luchar por un puesto de estos políticos, baja a todos los niveles del sector publico. El puesto y el salario es sagrado
    En nuestra autonomía de Catalunya puede que vamos a un abismo y despues de la caída, resurgirá la capacidad de acelerar los cambios necesarios para estar en primera linea en Europa.
    Yo me preparo para soporta malos momentos.

  4. Parafraseando a Churchill, podríamos decir que “nunca tantos se vieron tan perjudicados por tan pocos”.

    Creo que la solución pasaría por prohibir presentarse a unas nuevas elecciones a todos aquellos que han demostrado ser incapaces de ponerse de acuerdo: en cuanto le vieran las orejas al lobo, seguro que pactarían, aunque sólo fuese para seguir cobrando y figurando, que es lo único que parece interesarles.

  5. Y volveremos a estar con el mas de lo mismo con nuevas elecciones o con apaños de ultima hora.
    Esto tiene muy mala pinta.
    Estem perdent pistonada per culpa de aquesta colla de totiles.
    Una suspension de la autonomia ad infinitum y cerrar todos los chiringuitos de ball de bastons, barretina y virolai es lo unico efectivo.
    Perdoneu, pero algu ho tenia de dir(!)

Comentarios cerrados.