El eje social y el eje nacional

Avanzamos hacia un proceso electoral que tendrá grandes repercusiones en el cuadro general de la política europea, española yo catalana. Las encuestas entregan a diario los estados de opinión de un momento concreto. Los temas de preocupación van cambiando como también cambian las prioridades de los partidos. La opinión es volátil y cambiante porque los mensajes se mutan casi a diario.

Pienso que muchos electores van a decidir su voto en la última semana. En un tiempo en el que las certezas escasean es lógico que los votantes duden y cambien de parecer. No saben quién les habla con más cinismo ni tampoco quién puede ser un referente incuestionable.

Una campaña electoral es la época ideal para el striptease de los políticos. Se desnudan pero sin enseñarlo todo. Cada político tiene un jardín secreto en el que nadie puede pisar sus plantas. Lo mismo ocurre en la vida ordinaria de cualquier ciudadano.

Una pregunta pertinente para cualquier candidato podría ser si la situación actual es mejor o peor que la de las últimas elecciones. Respecto a Europa, pienso que es peor el ambiente de confrontación que se vive en el ámbito europeo y también en el de cada estado y ciudad. Nos hemos perdido el respeto, no escuchamos, no damos pie a que el otro pueda tener un punto de razón.

En lo que se refiere a España hemos entrado en una espiral de enfrentamiento entre la derecha y la izquierda que se asemeja a las situaciones vividas hace casi un siglo. La indispensable fuerza de los partidos nacionalistas e independentistas ha añadido el factor de la unidad nacional que se ha elevado a una categoría moral que no tiene. Las dos Españas tienen a Catalunya como fiel de la balanza en el que ninguno de los partidos de ámbito estatal quieren inclinarse a favor de ceder ante en envite presentado por los independentistas.

El problema catalán, después del proceso y sean cuales fueren los resultados de las próximas elecciones seguirá existiendo. Muchos electores en España y en Catalunya tendrán en consideración qué fuerza política puede facilitar una desactivación de la tensión y actuarán en consecuencia. Es prematuro hacer predicciones y no aconsejo que se siga al pie de la letra lo que van a decir las encuestas a partir de ahora.

Hay un sexto sentido en todo ciudadano que le lleva, finalmente, a inclinarse por las opciones más razonables, las más posibilistas, las más realistas. El sentido común también tiene su hueco en la política. Los sueños y las utopías duran poco. Hay que volver a ocuparse de los temas reales que afectan a la mayoría. Las manifestaciones sobre el precio del alquiler de los pisos preocupan a muchos ciudadanos que empiezan a salir a la calle para protestar.

La sanidad, la educación, el transporte público, la seguridad y el paro son problemas reales a los que hay que incluir, por lo menos, en las agendas públicas que no pueden vivir únicamente de visiones románticas de la existencia. El eje social acabará imponiéndose sobre el eje nacional.

7 comentarios

  7 comments for “El eje social y el eje nacional

  1. R
    09/04/2019 at 11:52

    La situación economica es peor, es un escenario Coy 2020, que esperemos solo dure dos o tres años de ajuste. Datos: 1-La banca reduce los créditos a las empresas por primera vez desde hace tres años
    2-El Banco de España certifica que también caen los préstamos al consumo 3-El aumento de los ERE dispara las alarmas sobre un cambio de ciclo…Curiosamente solo Lacalle y la canditada del PP Alavarez de Toledo, hablan de esto.

    • R
      09/04/2019 at 13:09

      El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha dicho que la economía crecerá menos de lo previsto. Hace dos años, el 75% de la economía mundial estaba creciendo. Hoy, el 70% se está desacelerando. Y su directora gerente lo ha dicho en una conferencia para preparar y suavizar la publicación de los datos definitivos dentro de pocos días. Para que no pille a nadie por sorpresa. Ergo, vamos mal.

      Dicen que es por culpa de las guerras comerciales y el endurecimiento de las condiciones financieras. Si lo dejamos aquí, el mensaje no es nada positivo, y nos sitúa en un escenario de creciente incertidumbre y volatilidad que se añade a la larga lista de problemas que acosan al contexto económico mundial: del ‘Brexit’ a Donald Trump, de las dudas sobre China a los primeros pasos de Bolsonaro en Brasil, de la crisis de Venezuela a la inestabilidad en Argelia, de las guerras olvidadas al peligro del cíbercrimen.

      ¿Seguimos? Sí, por favor, que quizá tengan alguna sorpresa. A pesar de que la mayoría de medios de comunicación reflejan, curiosamente, todos los impactos negativos que esta evolución va a tener en distintos ámbitos y países, existe una parte de la exposición de Lagarde en la que hace honor, de manera concreta, clara, y notablemente sensata, al mandato que la comunidad internacional le hizo en su fundación durante la conferencia de Bretton Woods en 1944. Es decir, asegurar la estabilidad del sistema financiero internacional mediante el análisis de la economía mundial, mediante el préstamo a países con dificultades en su balanza de pagos, y dando apoyo a sus 189 países miembros.

      Lagarde propone acciones tan “revolucionarias” como la armonización internacional de los impuestos a las empresas para evitar la competencia entre países (modernizando un sistema que reconoce abiertamente caducado), implantar de manera generalizada medidas sociales que corrijan la impresión de que la globalización solo beneficia a unos pocos, tener cuidado y actuar en relación a la aparición de monopolios surgidos de la revolución tecnológica, recordar y actuar para que el aumento de aranceles entre China y EEUU no reduzca el PIB en ambos lados, reconocer que hay cuestiones en las que los países tienen que ceder (generosamente, inteligentemente) la responsabilidad a instituciones globales (en las migraciones, en los ciberriesgos, o naturalmente en el cambio climático), o crear acuerdos e instrumentos globales para combatir la corrupción, que nos cuesta 1,5 billones en sobornos cada año y envenena innumerables relaciones generando desconfianza…

      Para ser unos burócratas completamente alejados de la realidad, parece que hablan bastante claro, y concretan unas cuantas ideas (estas y bastantes más que no hemos mencionado por falta de espacio) que pueden desarmar por su mezcla de candidez, obviedad, y aplastante necesidad.

      Esperemos que estén dispuestos al ‘walk the talk’, a predicar con el ejemplo, y también estén ahí, dispuestos a liderar y llevar a cabo todas estas propuestas, cuando sus 189 países miembros decidan, ni que sea por pura desesperación, darle una oportunidad a estas “locuras” tan difíciles de encontrar en el ensordecedor ruido que soportamos. Vaya. A ver si va a ser que no nos atrevemos a mirar a los problemas a la cara.

  2. Albert.
    08/04/2019 at 08:49

    Sr. Foix : Un excelente artículo de un periodista talentudo y de verdad. Primeramente nos describe la situación y el panorama general de la política y de nuestros políticos con maestria, para seguir deleitándonos con su clarividencia y sentido comun, del futuro inmediato que nos espera y que es ni mas ni menos, que la sociedad humana entera, vuelva a vivir la realidad.

    Que Vd. ya en los 3 últimos parrafos, nos explica y expone con clarividencia
    y sentido común la… REALIDAD VERDADERA… que nos espera vivir a todos.

    Pienso que la sociedad humana actual, hemos llegado a un punto de la SINRAZON y el ENFRENTAMIENTO entre nosotros mismos, como los perros, que se enfrentan a sus propios congéneres de su especie, sin ningún motivo ó razón.

    También pienso que la historia se repite ciclicamente y exactamente, debido a la joven, inexperimentada y no vivida, nueva generación humana, que pretende tener la razón y la solución para solucionar de golpe todos nuestros problemas humanos, sociales, políticos, militares, judiciales, religiosos, nacionalistas e independentistas.

    Hemos vivido una época muy larga y fructifera porque una anterior generación, había vivido la guerra in-civil española, los encarcelamientos y los fusilamientos, ect y también el mundo había vido y sufrido los horrores, los crimenes, los bombardeos, el sufrimiento y el hambre de la 2ª guerra mundial y vivido la REALIDAD del gran drama humano de aquella anterior generación.

    La generación actual de pretendientes a ocupar el poder y la gobernancia del Estado, NO VIVEN LA REALIDAD, porque no la han vivido, porque hasta el día de hoy, han vivido en democracia, paz y bien comidos, bién instalados en sus casas, con trabajo y con ingresos dinerarios seguros.

    También pienso que SOLO PODRÍA CAMBIAR EL RESULTADO DE LA VOTACIÓN, para elegir un gobernante determinado, el hecho de que los muy mayores ó considerados ancianos, que vivieron los dramas, las escaceses, los miedos, ect. citados, se decidan ahora, esta vez a ir a votar, pues muchas otras veces se han abstenido, debido al aburriemto que causan los políticos.

    • Albert.
      08/04/2019 at 17:25

      P.D. Las consultas por medio de un referendum, no se pueden prohibir en Democracia y mucho menos en Dictadura, Recordemos que fué Francisco Franco precisamente, quién consultó por Referendum a los españoles, en el año 1947, si querian que Españam, se convirtiera en Reino y el Rey fuera Don Carlos de Borbón y Borbón. Recuerdo para navegantes que quieren prohibir los Referundums, por las buenas y 500 cosas más. Hagaselo mirar Sr. aspirante a Comandante de la nave Almirante, sin saber navegar.

      ¿ A ver quién adivina … el nombre del susodicho aspirante ?

      • Albert.
        08/04/2019 at 21:53

        P.D. Donde dice … ” Don Carlos de Borbon y Borbon.” Quise decir Don Juan Carlos de Borbon y Borbon.

  3. dogbert
    08/04/2019 at 00:02

    El personal cambia mas de opinion que de chaqueta y asi vamos formando una sociedad poco fiable y fragil que esta a expensas de la penultima ocurrencia del politico de turno que a su vez tampoco tiene ningun credo inmutable en este secret garden al que se refiere el Sr. Foix. Jardines yermos y en barbecho.
    Estamos peor Sr. Foix. Vaya jardin en el quen andamos metidos tots plegats”
    “Secret Garden” (Barry White)

Comments are closed.